La primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, aseguró este jueves (13.08.2020) que el brote local del COVID-19 va a “empeorar” en los próximos días, tras sumar desde el martes 17 infectados por transmisiones dentro del país después del alcanzar los 102 días sin contagios.

“Como aprendimos en nuestra primera experiencia con la COVID-19, una vez que se identifica un brote, éste crece antes de reducirse”, dijo Ardern.

La mandataria ordenó hace dos días un breve confinamiento, desde el miércoles y que dura hasta la medianoche del viernes, para los 1,7 millones de habitantes de Auckland, la ciudad más poblada del país, además de poner en cuarentena a todos los centros de ancianos e imponer medidas de restricción para el resto del país.

El gabinete de Ardern, alabada internacionalmente por su gestión de la pandemia, decidirá mañana si extiende las medidas restrictivas conforme a la evolución de la situación.

 

Fuente: dw.com