i

Un policía se defendió de un robo en Pompeya, mató a un ladrón y quedó detenido

Un policía de la Ciudad, que estaba de franco, se tiroteó con tres delincuentes que intentaron robarle mientras esperaba el colectivo y uno de los ladrones falleció horas después en el hospital. El oficial quedó detenido por pedido de una jueza que hace un año liberó a tres delincuentes con antecedentes criminales.

El hecho ocurrió durante la mañana del sábado, cerca de las 6.30 en Avenida La Plata al 2300, casi en la esquina con Avenida Chiclana, en el barrio porteño de Pompeya.

El efectivo Pablo Méndez estaba de civil en una parada de colectivos mientras esperaba para regresar a su casa, cuando de repente fue interceptado por tres ladrones armados que bajaron de un Chevrolet Meriva con la intención de robarle.

Ante esa situación, según fuentes de la investigación, el policía se identificó y comenzó un enfrentamiento a tiros con los delincuentes en el lugar.

Uno de los asaltantes quedó tirado dentro del vehículo en que se desplazaban con una herida de bala en el abdomen, por lo que fue trasladado de urgencia al hospital Argerich, donde falleció horas más tarde. Mientras que los cómplices escaparon a pie. 

Ante esto, la jueza Patricia Susana Guichandut está a cargo del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional N° 62, decidió detener al policía.

La magistrada es la misma que hace un año atrás fue noticia por haber liberado a tres motochorros en menos de dos semanas. Uno de ellos tenía prohibido el ingreso a la Argentina.

La magistrada tomó notoriedad cuando decidió, en enero del 2019, otorgarle la libertad a un motochorro colombiano, llamado Jair Stevens Jurado Mora (25), que había sido detenido luego de robarle un iPhone 7 a una joven de 18 años que esperaba para cruzar avenida La Plata al 100, en Caballito.

Un día después, el Juzgado N° 62 inició la causa contra Jurado Mora por “robo en grado de tentativa” y, a pesar de que el ladrón contaba con antecedentes por hurto, tráfico de armas y violencia intrafamiliar en Colombia, le concedió una “probation”. Así, el motochorro quedó libre bajo una serie de condiciones, entre ellas el pago de 700 pesos como resarcimiento a la víctima y regularizar su situación migratoria.

Días después, Guichandut liberó a otro dos motochorros con antecedentes. Uno de ellos, José Franco Antonio (36), de nacionalidad uruguaya tenía prohibido el ingreso al país.

En aquel momento, funcionarios porteños, liderados por el jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, criticaron el accionar de la jueza y hasta el propio Mauricio Macri se involucró en el tema y dijo que era “indignante” la decisión de liberar a aquellos delincuentes.

 

Fuente: clarin.com