Los fallecidos a nivel mundial son actualmente 767.158, lo que representa 5.345 nuevos decesos diarios y un alivio relativo frente al récord de más de 10.000 muertes que se habían registrado el día anterior.

América registra 11,56 millones de casos confirmados y 417.695 muertos, mientras que Europa tiene 3,7 millones de contagios y 214.355 fallecidos. Como en la víspera, la gráfica del continente americano es estable, pero la situación de los países es muy diversa y el virus no cede de forma significativa en ninguna de las naciones más afectadas.

Estados Unidos ha registrado más de 54.000 casos en las últimas 24 horas, una cifra altísima, pero una mejora frente a los 74.000 diarios que llegó a tener en una jornada. Mientras tanto, México tuvo más de 6.500 casos, Colombia más de 11.000 y Perú más de 10.000.

Chile regresa a la “nueva normalidad” tras cuarentena más larga del mundo

El centro de Santiago retomó este lunes sus actividades tras el fin de la cuarentena que se extendió por casi cinco meses, una de las más largas del mundo, con filas en el comercio, distanciamiento físico y algunas aglomeraciones.

Después de 144 días de confinamiento, los vecinos volvieron a salir a la calle sin un permiso especial de movilidad, mientras que el comercio volvió a operar con el personal que vive en la misma comuna o de otras sin cuarentena. Asi, el centro de Santiago y del barrio colindante de Estación Central pasaron a la etapa de “transición” (la segunda de cinco) de la estrategia de desconfinamiento impulsada por el Gobierno tras una estabilización de los contagios de coronavirus.

Las calles peatonales y los espacios de espera en los semáforos amanecieron delimitados para respetar el distanciamiento físico. El uso de mascarillas es obligatorio. “Está bien por las tiendas, porque tienen que reactivar la economía, pero por otro lado sigue habiendo contagios y va a haber muchos más porque hay mucha más gente en la calle”, dijo a la AFP Natasha Curco mientras caminaba por el centro de Santiago.

Las filas en los locales comerciales eran organizadas por la Policía y guardias privados para evitar aglomeraciones. “Comenzamos poco a poco, con los protocolos de seguridad, distanciamiento social, alcohol en gel, medición de temperatura, mascarilla, protector facial”, explicó a la AFP John Padilla, dueño de una tienda de accesorios deportivos, donde la fila de clientes permanecía ordenada en la calle.

 

Fuente: dw.com