Luego de que el Gobierno declaró como “servicio esencial” a la telefonía, internet y TV paga y decidió congelar las tarifas hasta el 31 de diciembre, la Asociación Interamericana de Empresas de Telecomunicaciones (ASIET) expresó su preocupación por la falta de “consensos previos”. “El decreto sorprendió y generó muchísima incertidumbre en el mercado.

Entendemos la preocupación por el cierre de la brecha digital pero es un proceso que debe incluir a las empresas en un entorno seguro”, sostuvo en diálogo con TN.com.ar Maryleana Méndez, Secretaria general de ASIET.

El DNU establece que para aplicar incrementos, las empresas deberán contar con autorización del Estado.

A través de un comunicado, la ASIET, que integran más de 50 operadoras de telecomunicaciones en 20 países de América Látina, señaló que observa con “preocupación” que se realicen “cambios drásticos en las reglas del sector, sin una construcción previa de consensos“.

“Es un decreto de muy amplio alcance, afecta a todo el rango de servicios”, continuó Méndez.

“Hay elementos técnicos y regulatorios que no están totalmente explicados en el decreto y necesitan mucho más detalle“, apuntó Méndez al respecto. “La fijación tarifaria de un servicio de este tipo por el regulador es un proceso técnico de muchísima complejidad“, agregó.

Méndez recalcó que el desarrollo de las telecomunicaciones implica “innovación tecnológica y grandes inversiones de capital” y que en muchos casos “ya están hechas”, por lo que el congelamiento de tarifas complica el retorno y hasta puede “aumentar el costo de financiamiento” de estas inversiones y desalentarlas.

“Las empresas de telecomunicaciones son la base de la digitalización. En el contexto actual demostraron tener un rol esencial para paliar los efectos de la pandemia“, tanto para estudiar, como trabajar o mantener el contacto con seres queridos, apuntó la ingeniera costarricense sobre el momento inédito que atraviesa el planeta, con un consumo de Internet que aumentó en un 40% en promedio en Latinoamérica.

“En la mayoría de los países, las telecomunicaciones están declarados como servicios de interés general por ser servicios medulares en el desarrollo y que serán medulares en la recuperación económica post pandemia. Pero hay diferentes niveles de control, diferentes niveles de regulación y a partir del decreto presidencial no está claro hasta qué nivel llega”, dijo Méndez.

“Es clave que la normativa sectorial tenga consistencia técnica, proteja la institucionalidad y defina adecuadamente las competencias del regulador”, sostuvo en un comunicado la asociación empresarial, que recalcó la importancia de operar en “un escenario de seguridad jurídica y estabilidad” para poder desarrollarse.

“Las telecomunicaciones son esenciales, y por ello también lo es su sostenibilidad financiera y su capacidad para seguir desplegando redes y ofreciendo servicios de calidad”, agregaron desde ASIET.

“Las operadoras de telecomunicaciones han mostrado su compromiso con el país y con los argentinos, logrando grandes avances en la conectividad en los últimos años y apoyando a la población en la coyuntura de la pandemia”, continúa el texto.

La cámara empresarial expresó su “disposición para trabajar con el gobierno en lograr los avances en conectividad que necesita el país” pero advirtió que “el cierre de las brechas digitales no puede lograrse por decreto, necesita un entorno de estabilidad que estimule la innovación y la inversión”.

 

Luego de que se conociera la iniciativa de congelar las tarifas de telefonía, internet y la TV paga, varios referentes de la oposición se pronunciaron con críticas a través de las redes sociales, y anunciaron que el Gobierno nacional encarna el “modelo venezolano”.

Con una catarata de tuis, la titular del PRO Patricia Bullrich replicó el anuncio de Alberto Fernández y afirmó: “Con el discurso de lo nacional y popular a la cabeza, y con el ‘vamos por todo’ detrás”.

“No se trata de una política pública errónea sino de una visión que tiene Cristina Fernández de Kirchner, respaldada en el modelo venezolano. Esa visión ahora también es compartida por Alberto Fernandez”, añadió la ex ministra de Seguridad.

Finalmente Bullrich enfatizó que “declaran servicio público a la TV por cable, pero no hay asfalto ni cloaca en la mitad del Conurbano, donde gobernaron 33 de los últimos 37 años”.

Su compañero de banca, Luciano Laspina, se sumó a la ola de críticas a través de las redes sociales. “Control de la Justicia (con la ley de Reforma Judicial) y control de los medios de comunicación (con el DNU de hoy). Muy duro lo que viene en Argentina”, advirtió.

Silvana Giudici, titular del Ente Nacional de Comunicaciones (EnaCom) en la gestión de Mauricio Macri y recientemente designada directora del organismo, puntualizó: “Vamos a retroceder a un esquema ultra regulado que espantará competidores y además pondrá más obstáculos a pymes y pequeños isp para seguir sobreviviendo”. Y en otro mensaje, añadió: “La declaración de servicio público sobre la televisión y el entretenimiento generaría riesgos sobre la pluralidad y libertad de programación”.

El anuncio

Alberto Fernández sorprendió con la medida el viernes por la noche. “Hemos decidido declarar servicios públicos a la telefonía celular, a los servicios de internet y a la televisión paga. De esta manera garantizamos el acceso a los mismos para todos y todas”, anunció el Presidente vía Twitter.

Tampoco podrá haber aumento de tarifas en el futuro sin previa autorización del Estado, y ya no estará sujeta a la decisión exclusiva de las empresas.El texto del DNU establece modificaciones a la ley 27.078 de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC) e incorpora un artículo a esa norma en el que se otorga el “carácter de servicio público en competencia” para los servicios de las TIC y el acceso a las redes de telecomunicaciones “para y entre” sus licenciatarios.

 

Fuente: tn.com.ar