El jefe del Partido Demócrata Libanés, Talal Arslan, confirmó que la explosión del puerto de Beirut, ocurrida el pasado 4 de agosto, no es inocente, “lo que pasó no es normal y no es una casualidad”.

Arslan señaló que él no trataría el tema de la explosión en el puerto, que calificó como el “terremoto de Beirut”, como si fuera causado por una soldadura o por error.

Al respecto, se preguntó: ¿cómo vamos a considerar lo ocurrido como un error, mientras algunos exigen que el caso sea llevado a un tribunal internacional?

Arslan recordó la propuesta hecha aproximadamente un año y medio en El Líbano sobre “federalismo” y “neutralidad”. Explicó que la misma ha aumentado tras la explosión del puerto de Beirut.

“Esta propuesta tiene sus connotaciones y objetivos, no es una propuesta inocente y va más allá de El Líbano”, dijo.

“El país se enfrenta actualmente a dos opciones: la primera, ¿se salvará a través de la descentralización administrativa y política ampliada?, y la segunda: ¿se fortalecerá la autoridad central a expensas de las autoridades de sectas y partidarias?”.

En ese contexto, el jefe del Partido Demócrata Libanés abordó lo que dijo el presidente francés Emmanuel Macron durante su reciente visita al país, sobre un “nuevo contrato político”. Reveló que le había enviado un memorando para preguntar sobre este contrato.

Arslan preguntó: “¿En qué se basa este nuevo contrato? ¿Se basa en la creciente división entre musulmanes y cristianos para alcanzar una centralización ampliada, o va hacia el fortalecimiento de la autoridad central del Estado libanés?

El político libanés mencionó su exigencia, desde septiembre de 2009, de “realizar una conferencia fundacional en El Líbano para reconstruir el Estado”.

Destacó que el país “se enfrenta a una crisis real en la estructura del sistema, que no nos permitirá avanzar y cubre todo tipo de corrupción”.

 

Fuente: almayadeen.net