La canciller alemana Angela Merkel y los líderes regionales de los 16 estados del país acordaron prolongar hasta el fin de año la prohibición de público en eventos deportivos y culturales, así como la restricción a reuniones familiares con gran cantidad de asistentes. Las autoridades también anunciaron multas para quienes no porten mascarilla y cuarentena para viajeros procedentes de las zonas de riesgo.

Ante el creciente número de contagios en Alemania, que ya llegan a más de 1.500 casos diarios, la canciller Angela Merkel decidió acordar este 27 de agosto con los gobernadores estatales cómo proceder para contener los rebrotes.

Durante el encuentro, el primero de este tipo desde el 17 de junio, los líderes del país determinaron extender la prohibición de realización de eventos con público en las que no se pueda garantizar la higiene y el rastreo de los casos. Estos incluyen, actividades deportivas y culturales, así como festivales o reuniones privadas de gran aforo.

El Gobierno federal alemán y los líderes recomiendan a los ciudadanos “mantener lo más bajo posible los contactos”, y limitar las reuniones privadas a un máximo de 25 personas, además de respetar la distancia de seguridad mínima de 1,5 metros y dar preferencia a los encuentros al aire libre.

Otra de las medidas acordadas tiene que ver con el uso de la mascarilla, que ahora será obligatorio en cualquier espacio público (concurrido) en el país. Para ello, las autoridades dieron luz verde a la aplicación de una multa de mínima de 50 euros, unos 60 dólares, por el incumplimiento de la nueva regla.

 

Por Alexandra Ruiz

Fuente: france24.com