El 31 de agosto el Gobierno remitirá al Parlamento un presupuesto quinquenal con vocación social y sin aumento de impuestos, cumpliendo con el compromiso electoral, anunció el presidente Lacalle Pou. Añadió que, a pesar de contemplar un ahorro de 900 millones de dólares, permitirá cumplir con lo asumido y priorizará educación, salud y vivienda. En breve se conocerán resultados de auditorías en organismos del Estado, adelantó.

 

En la conferencia de prensa realizada este miércoles 26, en Torre Ejecutiva, el presidente de la República, Luis Lacalle Pou, estuvo acompañado por la ministra de Economía y Finanzas, Azucena Arbeleche, y el director de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP), Isaac Alfie.

El presidente relató que en la mañana fueron presentadas las líneas generales del presupuesto nacional, episodio que integra un plan desarrollado desde la formación de la coalición, que se sintetizó en el documento Compromiso por el país y siguió con las medidas adoptadas para enfrentar la pandemia de COVID-19 y la aprobación de la ley de urgente consideración.

Subrayó que el resultado fiscal no es una excusa para no cumplir lo comprometido de no aumentar impuestos ni incrementar el gasto. Además, confirmó que se reducirán 900 millones de dólares del presupuesto.

Aseveró que “los bolsillos de los uruguayos no aguantan más carga impositiva” y que el centro de esta ley son los uruguayos y el desarrollo de su vida en el país, porque “el presupuesto nacional es parte de la economía, pero hay toda una economía que no pasa por el presupuesto, como la generación de empleo, las inversiones o el comercio exterior”.

La generación de empleo, la recuperación de la educación de calidad, una vivienda decente para los compatriotas que residen en asentamientos, infraestructura, oportunidades para el acceso a la vivienda para la clase media, recursos a la salud, en especial, la salud mental, y tratamientos para la adicción son algunas de las áreas que el presidente mencionó en la conferencia de prensa. “Es un presupuesto realista y optimista”, concluyó el mandatario.

Señaló que nuestro país tendrá una política agresiva en comercio exterior. Acerca de la firma del tratado de libre comercio entre la Unión Europea y el Mercosur, dijo que se hará el trabajo correspondiente para que se confirme, pero, remarcó: “No nos enamoramos de los tratados de libre comercio, sí nos enamoramos de ubicar nuestros productos en el exterior sin aranceles”.

El presidente recordó el compromiso de no llenar vacantes y el trabajo con la Oficina Nacional de Servicio Civil para encontrar mecanismos para reducir la plantilla de empleados sin resentir la calidad de los servicios públicos. Adelantó que los soldados, a los que se refirió como “los funcionarios públicos con ingresos más bajos”, contarán con aumentos en sus salarios. También mencionó la comisión que trabajará en la reforma de la seguridad social.

El presupuesto de la educación no está cerrado, aseguró el presidente, y destacó la consonancia de objetivos de las autoridades de la Administración Nacional de Educación Pública, el Ministerio de Economía y Finanzas y la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP).

Adelantó que en próximos días se informará sobre las auditorías en diversos organismos estatales y confirmó que los resultados serán derivados a la Justicia si la información recabada así lo amerita.

Fondo Coronavirus destinará unos 768 millones de dólares este año

Por su parte, Arbeleche reportó un déficit fiscal de 6,5 puntos porcentuales del producto bruto interno (PBI) y una caída en la actividad económica del 3,5% de PBI, ambos motivados por el impacto de la pandemia en Uruguay. Al año siguiente, la estimación es un déficit fiscal de 4,1 puntos, para arribar al último año de gobierno con un déficit de 2,5 puntos de PBI.

En cuanto al Fondo Coronavirus, las erogaciones para este año fueron estimadas en 768 millones de dólares. El impacto fiscal a junio fue de 250 millones de dólares, añadió la jerarca. Subrayó que el esfuerzo para atender las situaciones provocadas por la COVID-19 continuará y aseveró que “si se tiene que gastar más, se gastará”.

“Los recursos involucrados importan en la medida en que los resultados sean consistentes”, sostuvo Alfie, en referencia a un informe de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) sobre gasto público ante la pandemia. En ese sentido, recordó que el impacto en otras economías llegó al 25% de la actividad, dato que no se observó en el país, y, por tanto, “parece lógico que se destine menos en otras circunstancias”.

El presidente Lacalle Pou insistió en que el Fondo Coronavirus fue destinado a las medidas desplegadas por el Ministerio de Desarrollo Social (116 millones de dólares), el seguro de desempleo (396 millones), la reasignación de aportes (157 millones), el seguro por enfermedad (49 millones), la licencia de la construcción (10 millones) y la compra de insumos (40 millones de dólares), además de los 2.500 millones de dólares para avales de créditos emitidas por el Sistema Nacional de Garantías.

Fuentes: presidencia.gub.uy