Argentina aumentó este martes (15.09.2020) las restricciones para el acceso a dólares al tipo de cambio oficial con el objetivo de “garantizar divisas para la recuperación económica”, informaron fuentes oficiales.

Las medidas mantienen invariable el cupo mensual de compra de divisas equivalente a 200 dólares, pero incluye en éstos los gastos con tarjetas en moneda extranjera.  Además, a quienes hagan uso del cupo mensual se les retendrá a cuenta del Impuesto a las Ganancias el 35%, tanto en operaciones de compra de divisas como con tarjeta en moneda extranjera, informó el Banco Central.

Las operaciones con moneda extranjera ya tributaban el 30% en concepto del llamado impuesto solidario.

“La iniciativa se propone mantener el cupo de 200 dólares mensuales vigente, pero desalentar la demanda de moneda extranjera que realizan las personas humanas con fines de atesoramiento y gastos con tarjeta”, explicó la entidad en un comunicado.

Según las nuevas medidas si se sobrepasan los 200 dólares mensuales absorberán los cupos de los meses subsiguientes.

Fuga de divisas

El Banco Central también anunció que dispondrá una serie de medidas de control y fiscalizaciones de las cuentas en dólares para evitar maniobras elusivas.

Argentina mantiene un esquema de cupo mensual de compra de divisas para atesoramiento establecido durante el gobierno de Mauricio Macri en 2019 para frenar la fuga de divisas.

En el mercado de bonos también se limitará la salida de divisas a través del mercado de capitales local eliminando la posibilidad de que los agentes financieros no residentes realicen operaciones de liquidación de títulos contra moneda extranjera.

Las nuevas disposiciones “restringirán la realización de maniobras especulativas llevadas adelante por fondos de inversión no residentes en el país y su impacto sobre la dinámica de los mercados financieros y de cambios”, sostuvo el Banco Central.

Las reservas internacionales son de 42.495 millones de dólares, indicó la entidad.

Después de que este lunes la empresa Falabella anunciara el cierre de cuatro de sus locales y expresara su intención de irse de la Argentina, la titular del PRO Patricia Bullrich se refirió a la salida de empresas del país y cuestionó la gestión del presidente Alberto Fernández. Con un mensaje en las redes sociales, afirmó que la “estrategia” del jefe de Estado fracasó y demandó un cambio en su administración.

“Falabella, Basf, Sekurit, Fabre, Latam son sólo algunas de las empresas que bajan la persiana y dejan a miles de empleados en la calle”, escribió en Twitter la líder opositora, y agregó: “Presidente, su estrategia está llevando el país a la ruina”.

Ante este escenario, Bullrich terminó su mensaje con un llamado a Fernández a modificar sus políticas de Gobierno. “Es necesario que la cambie. No se trata de grieta, sino de conciencia social”, aseguró.

Más tarde, en  el programa de TV Verdad/Consecuencia (TN), la presidenta del PRO profundizó su cuestionamiento al jefe de Estado e hizo hincapié en la extensión del aislamiento decretado por el coronavirus.

“Creo que (la salida de compañías del país) es producto del agrandamiento de un problema brutal que ha hecho el Presidente de la Nación con una cuarentena eterna. Estamos viendo grandes empresas que se están yendo, pero también negocios que ya no se abren más”, manifestó.

Si bien respaldó la decisión de aplicar un aislamiento durante un corto plazo para fortalecer el sistema de salud, sostuvo que la prórroga de la medida por seis meses redundó en “muchos más casos (de COVID-19), problemas y una situación de cierre de empresas y destrucción de empleo”.

El anuncio de Falabella

Como enumeró Bullrich, Falabella fue la última de varias empresas que recientemente comunicaron su intención de abandonar la Argentina. A través de un comunicado, la compañía chilena informó este lunes sobre el cierre de cuatro de sus locales en el el país y expresó que está en busca de un “socio estratégico”.

Al respecto, detalló que le otorgó un mandato de venta al banco de inversión Columbus Merchant Banking para que le encuentre un comprador a todos sus negocios locales, que incluyen sus tiendas, la cadena Sodimac y la tarjeta CMR.

El comunicado completo

“Falabella se encuentra evaluando opciones de rentabilización de las operaciones de sus filiales en Argentina, las que podrían incluir el ingreso de un socio estratégico para las mismas.

Por otra parte, la pandemia aceleró el proceso de digitalización del retail y ha afectado sus resultados. Para adaptarse a esta nueva tendencia y hacer sustentable la operación en el tiempo, Falabella y Sodimac han determinado cerrar cuatro de sus tiendas en Buenos Aires en los próximos meses.

Las tiendas son: dos Sodimac ubicadas en Villa Tesei y Malvinas Argentinas y dos Falabella, Florida 343 y Tortugas Open Mall.

Para acompañar este proceso se ha resuelto la implementación de un retiro voluntario. Este plan, también, incluye a trabajadores de las oficinas centrales.

Aquellos colaboradores de las tiendas que serán cerradas tendrán la alternativa de ser reubicados en otra tienda sucursal”.

 

Éxodo sin freno: la lista de las multinacionales que ya anunciaron que se van de la Argentina o mudan parte de sus negocios a la región

Falabella busca irse del país. La noticia se conoció hoy e impactó fuerte en la Argentina. El grupo chileno está en el país desde los ’90 y tiene más de 20 tiendas. “Estamos buscando un socio estratégico”, aseguraron escuetos en la empresa, como una alternativa de no decir directamente que se irán ni dar detalles de esta estrategia de salida. Claro, Falabella no está sola.

Durante este año, antes y durante la pandemia –e incluso en el tramo final de 2019, luego de las PASO y la devaluación–, varias empresas multinacionales anunciaron que dejaban de operar en el mercado argentino o mudaban parte de su producción a otros países de la región.

El contexto es desfavorable y, en algunos casos, la salida no tiene que ver sólo con la pandemia y el impacto de la cuarentena. Como explicó ayer Infobae, Argentina es el segundo país con peor desempeño en la evolución de la inversión extranjera directa en lo que va del siglo XXI, sobre 202 países que analiza la ONU.

Con la cadena de tiendas chilena, se agrandó la lista de las compañías multinacionales que anunciaron que se van del país, que reducen parte de sus negocios locales o los mudan a otros países de la región.

 

Falabella

“Falabella se encuentra evaluando opciones de rentabilización de las operaciones de sus filiales en Argentina, las que podrían incluir el ingreso de un socio estratégico para las mismas”, confirmó hoy la empresa en un comunicado en el que aclaró que además abrió un retiro voluntario para sus empleados y que ya cerrará 4 de sus 19 tiendas.

“La pandemia aceleró el proceso de digitalización del retail y ha afectado sus resultados. Para adaptarse a esta nueva tendencia y hacer sustentable la operación en el tiempo, Falabella Sodimac han determinado cerrar cuatro de sus tiendas en Buenos Aires en los próximos meses”, aseguraron desde el holding chileno.

Latam

El caso más relevante hasta hoy era el de la aerolínea Latam, que confirmó su salida de la Argentina a mediados de junio, momento en el que comenzó a negociar con sus 1.700 empleados. Si bien muchos de ellos aceptaron el retiro voluntario que ofreció la empresa, la negociación aún sigue con otro grupo de trabajadores.

La aerolínea de origen chileno operaba en la Argentina desde hacía 15 años. Hasta la suspensión de los vuelos por la cuarentena a fines de marzo, tenía vuelos a 12 destinos locales y una participación del 16% del mercado.

Air New Zealand

En medio de un contexto global muy desfavorable, con la industria aerocomercial como uno de los sectores más golpeados por el coronavirus, varias empresas anunciaron que no retomarán sus vuelos a la Argentina luego de que se levanten las restricciones vigentes por las medidas de aislamiento social preventivo y obligatorio.

Air New Zealand fue una de las primeras –luego de Latam y ante la demora del regreso de los vuelos– entre las aéreas que tenían rutas que unían sus países con la Argentina y ya anunciaron que no las retomarán una vez que finalicen las medidas de restricciones a los vuelos.

Emirates

La empresa ratificó en agosto la suspensión por un plazo indefinido de sus operaciones en Argentina y ofreció un retiro voluntario a los empleados que operan en el Aeropuerto Internacional de Ezeiza, aunque mantiene su planta comercial en sus oficinas de Buenos Aires.

“Buenos Aires es una de las muchas ciudades en donde las operaciones de Emirates permanecen suspendidas debido a las restricciones actuales de viaje o vuelo relacionadas con la pandemia de Covid-19. Emirates sigue comprometido con Argentina y esperamos reiniciar nuestras operaciones en Buenos Aires cuando sea comercial y operacionalmente factible hacerlo. Haremos un anuncio formal si hay algún avance en este sentido”.

Qatar Airways

También a fines del mes pasado, Qatar Airways anunció la cancelación de sus vuelos a la Argentina y se convirtió en la tercera aerolínea internacional que dejaba de volar al país desde que comenzó la pandemia.

“Tras una revisión de las operaciones, Qatar Airways ha anunciado la decisión de suspender sus servicios desde Doha al Aeropuerto Internacional Ministro Pistarini, Buenos Aires, debido al impacto global en las aerolíneas y las condiciones negativas del mercado actual”, confirmó entonces una fuente de la empresa a este medio.

Norwegian

El año pasado, la low cost europea Norwegian también dejó el mercado argentino y vendió su operación domestica a la compañía JetSmart.

En un contexto global complicado, la empresa noruega decidió salir del país a pocos días de la asunción de Alberto Fernández. El alza de los costos en dólares luego de la devaluación de 2019 y los rumores de que el kirchnerismo no impulsaría el modelo de vuelos económicos, aceleraron la decisión.

BASF

La empresa no abandonará del todo el mercado argentino, sino que prevé trasladar la producción de las pinturas automotrices OEM (fabricante de equipamiento original) a Sao Bernardo do Campo, en Brasil, en el segundo semestre de 2021.

Sin embargo, la planta de Tortuguitas de la empresa alemana continuará trabajando con los negocios de pintura automotriz, repintura automotriz y químicos para el cuidado personal y del hogar.

AXALTA

Colega de Basf, la empresa química estadounidense comunicó que dejará de producir pinturas para automóviles en la Argentina. Cerró su fábrica y las oficinas administrativas de Escobar, donde trabajaban unas 100 personas.

La planta había sido inaugurada hace apenas tres años, en enero de 2017, con una inversión de USD 18 millones. “A pesar de que buscamos ejecutar todas las posibilidades a nuestro alcance para mantener nuestras operaciones en el país, la evolución de la pandemia ha sido insostenible para nuestro negocio en la Argentina”, aseguró la compañía.

Saint Gobain Sekurit

La autopartista francesa Saint Gobain Sekurit cerró su fábrica de parabrisas y mudó su producción a Brasil.

La compañía acordó el retiro voluntario de sus 150 empleados y cerró su planta de la localidad de Campana, Buenos Aires. La firma es de origen francés y produce en 19 países.

Su planta de Tortuguitas seguirá funcionando.

Pierre Fabré

A mediados de julio, el laboratorio francés Pierre Fabre anunció la venta de su planta de principios activos farmacéuticos, ubicada en la provincia de Buenos Aires, al laboratorio argentino Sidus.

Según información oficial, la salida de la Argentina formó parte de una estrategia global para reforzar su presencia industrial en Francia.

Nike

“Nike anuncia hoy que está realizando una transición del modelo de negocio en Brasil, Argentina, Chile y Uruguay con alianzas estratégicas con distribuidores, permitiendo así desarrollar un negocio más rentable, eficiente en capital y de mayor valor agregado. Este movimiento demuestra el enfoque continuo de Nike para optimizar los modelos operativos de los países en su cartera global, con un enfoque e inversión nítidos frente a mayores oportunidades de crecimiento a través de la ofensiva directa al consumidor, aseguró un comunicado emitido por la empresa.

Nike le traspasó su operación local y de otros países de la región a la mexicana Axo.

Gerresheimer

La empresa de origen alemán, que producía packaging para el sector farmacéutico, le vendió su operación argentina a la local IMAP y se fue del país.

 

 

 

Fuentes: dw.com / tn.com.ar / infobae.com