Las autoridades federales detectaron el poderoso veneno en una correspondencia remitida hacia la residencia presidencial. No es la primera vez que interceptan este tipo de sobres enviados a figuras de la política.

Un sobre que contenía ricina y que tenía la Casa Blanca como destino fue interceptado por las autoridades federales de Estados Unidos este sábado 19 de septiembre. Así lo confirman fuentes de seguridad a la agencia AP y también lo reportan medios como CNN o el New York Times.

El sobre, cuyas especificaciones no se conocen, se detectó en una instalación del Gobierno en donde el documento dio positivo para ricina.

Esta toxina, que se encuentra en las semillas de ricino, tiene la capacidad de matar a una persona en entre 36 y 72 horas con una exposición tan pequeña como la de una cabeza de alfiler. Además, no hay cura para la ricina, que requiere de un tratamiento particular para pasar de una semilla a un poderoso veneno.

A través de un comunicado, el FBI afirmó que hay agentes trabajando en torno a “una carta sospechosa recibida en unas instalaciones de correo del Gobierno”. Explican también en el texto que “no hay una amenaza conocida para la seguridad pública”.

De acuerdo con AP, el propio FBI, el Servicio Postal y el Servicio Secreto están indagando en el origen de este sobre.

Este sábado, en medio de esta noticia, el presidente Donald Trump tiene previsto celebrar un acto de campaña en Carolina del Norte.

Los antecedentes de los sobres contra presidentes y políticos

Trump ya había sido objeto de amenazas por cartas con este veneno. En 2018, un veterano de la Marina confesó haber enviado sobres al presidente y miembros de su administración con semillas de ricino.

El director del FBI y el secretario de Defensa figuraban en la lista.

En 2014, dos personas fueron condenadas a 25 y 18 años de prisión respectivamente por enviar cartas con ricina al ex presidente Barack Obama. Eran dos sujetos de Mississippi y Texas, que también habían enviado sobres a un senador, un juez estatal y al ex alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg.

 

Por Juan Pupiales

Fuente: france24.com