Un representante del Senado de Rusia evaluó las posibles consecuencias de la negativa de Europa al proyecto Nord Stream 2.

El comentario es una respuesta a la declaración del diputado del Bundestag Waldemar Herdt sobre el destino del gasoducto Nord Stream 2. El político alemán afirmó que la suspensión de Nord Stream 2 podría dar lugar a multas millonarias, así como plantear cuestiones sobre la seguridad energética de Alemania.

“Es difícil añadir algo. Él colocó muy correctamente todos los acentos”, señaló Serguéi Tsekov, miembro del Comité de Asuntos Exteriores del Consejo de la Federación de Rusia (Cámara Alta), en apoyo a las palabras de Herdt.

Según Tsekov, si se bloquea la construcción, Alemania y otros países europeos pueden tener “grandes dudas” sobre la provisión de recursos energéticos garantizados.

“Si alguien piensa que es posible cancelar el Nord Stream 2 solo porque alguien tiene un deseo, o que puede ceder a las demandas de EEUU y no pasará nada, habrá graves penalizaciones”, advirtió Tsekov, citado por la cadena RT.

 

Expresó su confianza en que el abandono del proyecto socavaría la autoridad de Alemania y de los países que apoyan la construcción del gasoducto.

El proyecto Nord Stream 2 prevé la construcción de un gasoducto con una capacidad anual de 55.000 millones de metros cúbicos desde la costa rusa a través del mar Báltico hasta Alemania.

EEUU se opone a la construcción y promueve su gas natural licuado en la Unión Europea, Ucrania y algunos otros países. A finales del 2019, Washington impuso sanciones contra el Nord Stream 2 y exigió que las empresas involucradas en su aplicación dejaran de trabajar inmediatamente. Como resultado, la construcción fue suspendida.

Mientras tanto, Moscú ha subrayado repetidamente que el Nord Stream 2 es un proyecto exclusivamente comercial y se aplica en interés de la seguridad energética de todo el continente europeo.

 

Fuente: sputniknews.com