Photo by Eric Vandeville/ABACAPRESS.COM

 

Giovanni Angelo Becciu, uno de los personajes de mayor rango dentro del Vaticano, renunció inesperadamente a su puesto y a su título, según anunció el jueves la Santa Sede.

“El Santo Padre aceptó la renuncia al cargo de Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos y de los derechos vinculados al Cardenalato, presentada por Su Eminencia el Cardenal Giovanni Angelo Becciu”, indicó en un comunicado.

Pero en una movida inesperada, el cardenal reveló que la renuncia no había sido voluntaria, sino que lo había hecho a petición de Bergoglio que recibió denuncias de corrupción en su contra.

Según contó Becciu a la prensa italiana, recibió presiones de la Santa Sede por sospechas de que “había dado dinero de la Iglesia a sus hermanos”, algo que negó de forma terminante.

“No robé ni un euro. No estoy bajo investigación, pero si me envían a juicio, me defenderé”, dijo.

 

Becciu fue un colaborador cercano de Bergoglio y anteriormente tuvo un trabajo clave en la Secretaría de Estado del Vaticano.

Sin embargo, su nombre comenzó a causar revuelo luego de que se revelara que estuvo vinculado en un controvertido acuerdo para invertir en un edificio de lujo en Londres con fondos de la Iglesia.

Desde entonces, esa inversión ha sido objeto de una investigación financiera.

 

Fuente: bbc.com