Tras una semana de ataques en la región separatista, y pese al llamado internacional de un alto el fuego, este sábado prosiguieron los combates entre ambos bandos, que se cobraron la muerte de otros 51 soldados. Las autoridades del territorio han afirmado que “la última batalla” por la región ha comenzado. Armenia denunció por su parte “enfrentamientos violentos”, mientras que el presidente azerbaiyano sostuvo que “¡Karabaj es Azerbaiyán!”.

“Fuertes combates” se desarrollaron este sábado 3 de octubre, en la línea del frente de Nagorno Karabaj, donde soldados de este territorio aseguraron que “lograron detener un ataque a gran escala” del ejército azerbaiyano, según informó el Ministerio de Defensa de Armenia.

Nagorno Karabaj es una región separatista, reconocida en el mundo como territorio de Azerbaiyán, pero con una mayoría de población armenia, que durante más de un siglo se ha resistido al control azerbaiyano. En 1991 declaró su independencia, y desde entonces tiene un Gobierno autónomo y cuenta con el apoyo político, económico y militar de Armenia. Se autodenomina República de Artsaj.

Las tensiones por el control territorial se reanudaron el pasado sábado y durante esta nueva jornada las autoridades del territorio separatista declararon que comenzó la “última batalla, que definitivamente ganaremos”. Según la versión de las autoridades de esta región y de Armenia, Azerbaiyán lanzó una nueva operación violenta en la que murieron 51 militares locales. Sin embargo, declararon que lograron contener la ofensiva.

“El enemigo ha desplegado tropas reforzadas. Nuestros soldados están mostrando una resistencia heroica”, dijo el portavoz del ejército armenio Artsroun Hovhannisian, quien agregó que “continúan los combates feroces”.

Arayik Haroutiounian, considerado presidente del territorio, se mostró preocupado y dijo que “la nación y la patria están en peligro” y anunció su intención de ir al frente. “Ha llegado el momento de que toda la nación se convierta en un ejército poderoso”, afirmó.

Por su parte, el Ejército de Azerbaiyán volvió a reclamar en un comunicado la toma de posiciones separatistas y dijo haber “limpiado el territorio de tropas enemigas”. Por ello, reclamó su éxito en este nuevo enfrentamiento.

“La situación continúa tensa. A lo largo de la noche se abortó la actividad del enemigo en diversas direcciones del frente. Los cruentos combates continúan a lo largo de todo el frente”, afirmó el Ministerio de Defensa de Azerbaiyán.

El presidente azerbaiyano, Ilham Aliyev, publicó en su cuenta de Twitter que “a partir del 3 de octubre de 2020, estoy reinstaurando el nombre histórico Madagiz. A partir de ahora se llamará Sugovushan. ¡Karabaj es Azerbaiyán!”.

Preocupaciones de la comunidad internacional por presunto involucramiento de “yihadistas”

Las dos partes del conflicto han ignorado los reiterados llamados de la comunidad internacional para un cese el fuego, mientras los líderes de varios países alertan sobre el presunto involucramiento de extremistas en el pleito.

El presidente francés Emmanuel Macron señaló que 300 combatientes “yihadistas” abandonaron Siria para unirse a las filas de Azerbaiyán, a través de Turquía, algo que considera una “línea roja” de la situación.

Rusia también ha reportado información similar, aunque sin acusar directamente a Ankara. Por primera vez, el presidente ruso Vladimir Putin expresó su “profunda preocupación” por la supuesta presencia de combatientes pro-turcos enviados desde Medio Oriente por Ankara, con apoyo inquebrantable de Bakú.

Azerbaiyán rechaza estas acusaciones, mientras que en paralelo el Ejecutivo turco de Recep Tayyip Erdogan guarda silencio al respecto.

Y es que desde que las partes retomaron los enfrentamientos, las cifras de fallecidos también divergen en cada bando. Los armenios aseguran que más de 3.000 soldados azerbaiyanos han muerto. Por su parte Bakú asegura que ha matado a 2.300 soldados armenios.

Además, la publicación de informes parciales indica un total de 191 muertos: 158 soldados de Nagorno Karabaj, 14 civiles armenios y 19 civiles azerbaiyanos, de los que Azerbaiyán no comunica sus pérdidas.

Azerbaiyán vuelve a bombardear la capital de Nagorno Karabaj y suenan las sirenas de ataque aéreo

Las Fuerzas Armadas de Azerbaiyán han vuelto a bombardear, por segunda vez en el día, Stepanakert, la capital de la disputada república de Nagorno Karabaj, según dieron a conocer las autoridades locales.

Testigos presenciales informaron que se escucharon fuertes explosiones, mientras las sirenas de ataque aéreo daban alerta.

Producto de los continuos ataques de las fuerzas azeríes, la ciudad ha quedado sumida en la oscuridad. “El bombardeo de la ciudad continúa sin cesar. Stepanakert se quedó sin electricidad”, señaló el diputado armenio Arman Abovyan.

Por su parte, el presidente de Azerbaiyán, Ilham Aliyev aseguró en las últimas horas que su Ejército tomó el control de la localidad de Madagiz. “Hoy, nuestro Ejército izó la bandera azerbaiyana en Madagiz. Madagiz es nuestro”, escribió en un tuit.

Esta misma jornada, el primer ministro de Armenia, Nikol Pashinián afirmó que los ataques que las fuerzas armadas azerbaiyanas y turcas están llevando a cabo en Nagorno Karabaj son de una escala “sin precedentes”.

En base a información de fuentes militares, el líder armenio denunció que “mercenarios” envidos desde Siria y en colaboración con las fuerzas de Turquía participan en los enfrentamientos en Nagorno Karabaj. “Decenas de aviones de combate, cientos de drones y decenas de miles de soldados de infantería” están atacando las fronteras de Artsaj (nombre armenio de Karabaj), precisó.

Desde el inicio de las hostilidades en la región el pasado domingo, la comunidad internacional ha condenado ampliamente la violencia y ha instado a ambas partes a detener el fuego. Turquía ha sido el único país en expresar abiertamente su apoyo a Azerbaiyán.

  • El pasado 27 de septiembre, la región montañosa de Nagorno Karabaj, en el sur del Cáucaso, volvió a ser escenario de una confrontación armada entre Armenia y Azerbaiyán, que ha dejado víctimas mortales y heridos en ambos bandos, que se culpan mutuamente de la escalada.
  • Ereván y Bakú mantienen tensas relaciones desde el estallido del conflicto por la región de Nagorno Karabaj en febrero de 1988, cuando el enclave autónomo, poblado mayormente por armenios, anunció su salida de la entonces república soviética de Azerbaiyán.Después de las hostilidades que tuvieron lugar entre 1992 y 1994, Azerbaiyán perdió el control sobre Nagorno Karabaj y siete distritos circundantes. Desde 1992, en la resolución del conflicto trabaja el Grupo de Minsk de la OSCE, copresidido por Rusia, EE.UU. y Francia. El grupo también incluye a Armenia, Azerbaiyán, Bielorrusia, Alemania, Italia, Suecia, Finlandia y Turquía.
  • Después de las hostilidades que tuvieron lugar entre 1992 y 1994, Azerbaiyán perdió el control sobre Nagorno Karabaj y siete distritos circundantes. Desde 1992, en la resolución del conflicto trabaja el Grupo de Minsk de la OSCE, copresidido por Rusia, EE.UU. y Francia. El grupo también incluye a Armenia, Azerbaiyán, Bielorrusia, Alemania, Italia, Suecia, Finlandia y Turquía.

Fuentes: Yurany Arciniegas Salamanca (france24.com) / rt.com