Armenia presentó ante la Corte europea una demanda de medidas cautelares contra Turquía referente al conflicto entre Armenia y Azerbaiyán, cuyas hostilidades comenzaron el 27 de septiembre. Un comunicado hecho público por el Tribunal afirma que, “ante la escalada del conflicto”, aplica esa medida y pide “a todos los Estados directa o indirectamente implicados en el conflicto, incluido Turquía”, que se abstengan de violar el Convenio.

“Vulneración de derechos humanos”

En concreto, se refiere a la vulneración de derechos que el Convenio garantiza a los civiles y las obligaciones de los Estados con ese tratado europeo de derechos humanos. La Corte europea ya aceptó la semana pasada otra demanda cautelar de Armenia, esta vez contra Azerbaiyán para acabar con las acciones militares que puedan suponer violaciones de derechos de la población civil.

Así, pidió a ambos países que protejan los derechos a la vida y a la salud, y la prohibición de la tortura y los tratos inhumanos o degradantes. Las medidas cautelares, recogidas en el artículo 39 del Reglamento del Tribunal de Estrasburgo, sólo se aplican de manera excepcional cuando los solicitantes están expuestos a un riesgo real de daño irreparable.

Papel “activo” de Turquía provocó guerra en Karabaj

Por otra parte, el primer ministro armenio estimó este 6 de octubre que las hostilidades en Nagorno Karabaj fueron provocadas por el “compromiso activo” de Turquía en favor de Azerbaiyán, y se declaró “convencido” de que Rusia protegerá a su país. En entrevista con la AFP, Nikol Pachinian aseguró que “sin el compromiso activo de Turquía, esta guerra no hubiera empezado”.

 

Fuente: dw.com