Las elecciones del 18 de octubre en Bolivia se dan en el marco de la dictadura que ha dejado Evo Morales. El gobierno de Jeanine Añéz, que debió ser de transición no ha repuesto las condiciones de democracia lo que está agravando la crisis en Bolivia.

En el caso de Venezuela, Guaidó no ha tomado iniciativas para remover la usurpación, lo que genera una gran decepción y mantiene la desestabilización en las Américas.

Por otro lado, en el mundo es cada vez más evidente que Cuba y Nicaragua son dictaduras que deben terminar.

Entrevista en “Hugo Santaromita Conversations”

 

Fuente: Carlos Sanchez Berzaín