Las autoridades sanitarias de Perú se mantienen en estado de alerta ante un posible rebrote de la epidemia de la COVID-19, a pesar de que continúa la tendencia al descenso de los casos activos en el país, que actualmente llegan a 74.676, informaron este sábado (10.10.2020) las autoridades.

El último informe del Ministerio de Salud (Minsa) elevó los casos confirmados desde marzo pasado a un total de 846.088, tras sumar otros 1.517 en las últimas 24 horas, mientras que los decesos llegaron a 33.223, con 65 nuevos fallecidos.

Sin embargo, los datos oficiales indicaron que el número de pacientes hospitalizados bajó a 6.334, lo que implica 210 menos que en el anterior reporte, mientras que 1.207 de ellos permanecen en unidades de cuidados intensivos (UCI).

Médicos temen rebrote

A pesar de estas cifras alentadoras, médicos y especialistas han lanzado la alerta ante un posible rebrote de la enfermedad en las próximas semanas, una situación que las autoridades también consideran probable si es que la ciudadanía descuida las medidas de seguridad sanitaria.

En ese contexto, la ministra de Salud, Pilar Mazzetti, informó que su país cuenta actualmente con 2.500 equipos de respuesta rápida para atender una eventual segunda ola de la pandemia.

Mazzetti remarcó que los factores más importantes en el descenso de las cifras de la enfermedad son “el esfuerzo” de la población por respetar las medidas sanitarias y las restricciones que han establecido las autoridades.

Destacó, sin embargo, que los ciudadanos tienen “que seguir resistiendo” y no descuidarse porque todavía se registran decenas de muertes diarias por la enfermedad.

Citado por el diario local Correo, el ministro del Interior, Jorge Montoya, dijo que las reuniones sociales están prohibidas todos los días, no solo los domingos de inmovilización social; y advirtió que se aplicarán multas a las personas que no cumplan las medidas dispuestas por el Gobierno para frenar el coronavirus.

 

Fuentes: Diario Correo / dw.com