El Consejo de Ministros de Exteriores de la Unión Europea alcanzó un acuerdo político para imponer sanciones a funcionarios rusos señalados de intervenir en el envenenamiento del opositor Alexei Navalny. Además de incluir al presidente bielorruso en un listado de sancionados por fraude electoral.

Este 12 de octubre el Consejo de Ministros de Relaciones Exteriores de la Unión Europea avanzó en dos de sus principales temas de agenda: las sanciones a Rusia por el envenenamiento del líder opositor Alexei Navalny y aquellas contra el presidente bielorruso, Alexander Lukashenko.

Reunidos en Luxemburgo, los ministros de Relaciones Exteriores de la Unión Europea respaldaron un plan presentado por Francia y Alemania para imponer sanciones a funcionarios rusos sospechosos de envenenar al opositor Alexei Navalny con el agente químico Novichok.

Berlín y París presentaron el plan tras haber pedido a Moscú repetidamente, y sin éxito, explicaciones sobre el envenenamiento de Navalny, pero los 27 consideran que Rusia no ha ofrecido una versión creíble después de que la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas confirmara la presencia de Novichok en el cuerpo de Navalny.

El líder opositor, ferviente crítico del presidente ruso Vladímir Putin, se enfermó en un vuelo a Siberia el 20 de agosto y posteriormente fue trasladado en avión a Berlín para recibir tratamiento. Las muestras de sangre que le tomaron confirmaron la presencia del agente nervioso, un arma química prohibida a nivel mundial. Moscú niega cualquier participación en el envenenamiento de Navalny.

“Hay un acuerdo político para implementar esas medidas restrictivas”, confirmó el alto representante de la Unión Europea para la Política Exterior, Josep Borrell, en una rueda de prensa al término del Consejo de Ministros. La aprobación de las sanciones puede llevar semanas, ya que estas deben ser revisadas por expertos de los 27 países.

La rapidez con la que las dos principales potencias del bloque comunitario acordaron aplicar las sanciones denota el endurecimiento de la diplomacia europea hacia Moscú, en comparación a la que regía hace dos años, cuando el bloque tardó casi un año en imponer sanciones al Kremlin por el envenenamiento al exespía ruso Sergei Skripal.

La Unión Europea se muestra “preparada” para sancionar a Lukashenko

Los ministros de Exteriores de la Unión Europea también declararon este lunes su disposición a incluir al presidente bielorruso, Alexander Lukashenko, en la lista de personalidades de este país sancionadas por fraude electoral y represión tras los comicios en agosto.

“En línea con el enfoque gradual, la Unión Europea está preparada para aplicar más medidas restrictivas, incluyendo a entidades y altos funcionarios, entre ellos a A. Lukashenko”, dijo el Consejo en un comunicado.

“Nada ha mejorado en Belarús, la violencia del régimen de Lukashenko y el arresto de manifestantes pacíficos continúa”, indicó el ministro alemán de Exteriores, Heiko Maas. Las sanciones, que también fueron impulsadas por Alemania, incluyen restricciones de viaje al territorio comunitario y congelación de activos.

La Unión Europea rechaza las elecciones celebradas el pasado 9 de agosto en Belarús por considerar que “no fueron ni libres ni justas”. Los comicios dieron una arrolladora victoria a Lukashenko, resultado rechazado por el bloque, que también rechaza la violencia sistemática que ha caracterizado la represión de las protestas en contra del mandatario.

 

Por Natalia Plazas

Fuente: france24.com