Nueva Zelanda se prepara para las elecciones generales de este 17 de octubre en las que la primera ministra, Jacinda Ardern, se presenta como la favorita a la reelección. Su principal contendiente es la conservadora Judith Collins, conocida como ‘la trituradora’ por sus contundentes normativas.

El 17 de octubre los neozelandeses acudirán a las urnas para elegir entre dos candidatas: la actual primera ministra, Jacinda Ardern, y la líder del conservador Partido Nacional, Judith Collins, quien se presenta como la opción ‘antiArdern’ a los comicios.

En la contienda para el próximo mandato encontramos por un lado a la joven primera ministra, quien goza de una alta popularidad, de un 55%, según las últimas encuestas, quien encarna una línea progresista centrada en promesas como la lucha contra la pobreza y el cambio climático.

Ardern ha destacado por su gestión al mando de varias crisis que ha atravesado el país, como lo fue el atentado terrorista que se llevó a cabo en 2019 en Christchurch contra dos mezquitas, en la que mostró su postura más firme contra los culpables.

Pero ha sido su gestión de la pandemia del nuevo coronavirus lo que la ha llevado a amasar un gran respaldo de la sociedad: el país, que solo ha contabilizado 1.500 contagios y 25 fallecidos entre sus cinco millones de habitantes, ha logrado prácticamente eliminar la propagación del virus en su territorio.

Entre las principales críticas en su contra, se encuentran el no cumplimiento de promesas de campaña, como el hecho de garantizar el acceso de todos los ciudadanos a la vivienda.

La apuesta de la oposición: un liderazgo fuerte en medio de la crisis

Como principal contendiente de Ardern se presenta Judith Collins, una abogada conocida por su determinación, quien asumió en el mes de julio el liderazgo del opositor Partido Nacional mientras la formación atravesaba una profunda crisis interna.

La defensora de los sectores conservadores, tanto en zonas urbanas como rurales, tiene a su favor la reputación de su partido, a quien se le reconoce una buena gestión económica tras la crisis de 2008.

Sin embargo, a Collins, a quien llaman ‘la trituradora’ en referencia a sus órdenes de aplastar automóviles mal estacionados cuando en 2009 fue ministra de la Policía, tiene en su contra una campaña electoral centrada en criticar a Ardern, en lugar de formular propuestas alternativas.

La mayoría absoluta, el principal reto de Jacinda Ardern

Aunque los comicios estaban inicialmente fijados para el 19 de septiembre, la oposición presionó para que la primera ministra retrasara su celebración en medio de alegaciones de que con el cierre de Auckland, la principal ciudad del país, las posibilidades de hacer campaña eran limitadas.

La cita con las urnas finalmente se lleva a cabo un mes después de lo previsto. En el país oceánico de cinco millones de habitantes, los principales sondeos dan una victoria a Ardern con 15 puntos por encima de su rival.

Sin embargo, para lograr una hasta ahora imposible mayoría absoluta para la mandataria, Ardern debería obtener 61 escaños. De acuerdo con los sondeos, lo más posible es que su actual socio de gobierno, el Partido Verde, le acabe dando los asientos necesarios para formar nuevamente un Ejecutivo.

 

Por Natalia Plazas

Fuente: france24.com