El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La NASA envía al asteroide Bennu su primera misión de recopilación de muestras del formato Touch-And-Go (TAG) con su nave espacial robótica OSIRIS-REx. Tras un aterrizaje muy breve, el vehículo espacial obtuvo material que podría arrojar luz sobre el origen del sistema solar.

La NASA se embarca por primera vez en una misión que tiene por objetivo recopilar rocas y polvo de un asteroide para su posterior estudio en la Tierra.

OSIRIS-REx, una nave del tamaño aproximado de una camioneta grande, se posó en un área muy específica, del tamaño de solo unas pocas plazas de aparcamiento. Ese emplazamiento proporcionará una visión más limpia del sistema solar temprano y ayudará a la investigación.

Bennu es un asteroide cercano a la Tierra que podría albergar los fundamentos de la aparición de la vida en nuestro planeta dentro de su superficie de escombros.

“Aterrizaje confirmado”, dijo un locutor de la NASA a las 18:12, horas (22:12 GMT). Y añadió: “Muestreo terminando”, arrancando una ovación entre el equipo al final de esta operación de algunos segundos.

El evento había ocurrido unos 18,5 minutos antes, pero las señales de confirmación tardaron en enviarse de vuelta al control de la misión en nuestro planeta.

La histórica misión se completará cuando la nave traiga las muestras de regreso a la Tierra en 2023.

“Parece que algo realmente asombroso está por suceder. Esta es una primera misión histórica para la NASA, devolver una muestra de asteroide. Es difícil incluso sin COVID, pero el COVID lo hizo aún más difícil”, afirmó ayer Thomas Zurbuchen, administrador asociado de la Dirección de Misiones Científicas de la NASA, en una conferencia de prensa, que elogió el esfuerzo del equipo en medio de la actual pandemia.

 

Fuentes: sputniknews.com / NASA / infobae.com