El ex presidente de la Sociedad Rural y ex ministro de Agricultura, Luis Miguel Etchevehere, denunció este miércoles que “se metieron con 40 personas por la fuerza” en el campo de su familia en Entre Ríos, y negó que su hermana tenga derecho sobre esa tierra.

El ex funcionario dijo que “desde 2018, nuestra hermana no tiene ninguna participación accionaria con nosotros”, ya que en ese año ella “rescindió su parte, se llegó a un acuerdo judicial cuando terminó la sucesión de mi padre y no hay ningún tipo de relación accionaria ni tiene participación en ninguna sociedad”.

En ese contexto, Etchevehere señaló que su hermana “se juntó con Grabois, o él le habrá pedido que lo ayude para poder meterse en ese campo”, en referencia al establecimiento rural “Casa Nueva”, ubicado en el departamento entrerriano de La Paz, y que es propiedad de Las Margaritas SA, una sociedad que integra con su madre y sus dos hermanos.

“Se metieron, con 40 personas, por la fuerza, violando la ventana de uno de los costados de la casa, y ahí están”, denunció en un reportaje para Todo Noticias.

El ex ministro del gobierno de Mauricio Macri describió que “en este momento hay gente con los efectos personales de mi madre, durmiendo en la cama de ella, en la mía, usando mi baño, revisando mis cajones”.

Con respecto a la movilización que iniciaron este miércoles centenares de productores en la Ruta 12 y acceso a Santa Elena, Etchevehere dijo que “no tiene nada que ver con un apellido determinado o determinada propiedad, sino con una vocación de todos los productores de la Argentina de que se respete la propiedad privada“.

“Hoy los entrerrianos estamos diciendo ‘fuera Grabois de la provincia de Entre Ríos y de cualquier otra propiedad que esté usurpando en la Argentina'”, agregó.

“Por un lado hay una sociedad anónima que tiene un título de propiedad, que tiene socios determinados que figuran en el libro de accionistas, y por otro lado hay un relato que permanentemente se va modificando de acuerdo a las circunstancias, pero llegada la hora de definir quién tiene que estar con posesión de ese campo, es el que tiene el título de propiedad. Todo lo demás es simplemente una asociación ilícita que se propuso usurpar este campo con fines delictivos”, afirmó.

A su vez, Etchevehere reclamó que “tiene que valer la propiedad privada en la Argentina, se tienen que respetar las escrituras públicas, y no puede naturalizarse ni dilatarse una usurpación. Una usurpación es una violación”.

También comparó este caso con la toma de tierras en distintos puntos del país, “porque el delito es el mismo”.

“¿Se acuerdan cuando Grabois anunció esto en la campaña, y que después varios candidatos dijeron ‘no pertenece a nuestro espacio’? Lo está cumpliendo. El objetivo es quedarse con la tierra del otro. En el sur había un relato, el relato mapuche. El relato de acá es una supuesta cosa familiar, que no es así. El fin es el mismo”, señaló.

Etchevehere contó que se comunicó con el gobernador de Entre Ríos, Gustavo Bordet, quien le dijo que “no iba a permitir que esto pasara en la provincia”.

“No veo que lo estén repudiando de manera categórica. Ya pasaron seis días, salvo algún caso por ahí, nadie repudió a nivel provincial ni a nivel nacional la toma de tierras. Quiere decir que están cómodos con la toma de tierras”, cuestionó.

 

 

 

Etchevehere, desafiante: “¿Por qué no llaman al gobernador, el procurador, el fiscal, el presidente de la Nación? Yo de acá no me muevo”

En el marco del conflicto familiar por la propiedad de la estancia “Casa Nueva”, de la familia Etchevehere, el ex presidente de la Sociedad Rural y ex ministro de Agricultura de Mauricio Macri, Luis Miguel Etchevehere, fue captado hoy en un video en el que desafía abiertamente a las autoridades judiciales, provinciales y nacionales ante el requerimiento de la policía entrerriana para que se retire del lugar, en un límite del predio.

En lo que parece ser una grabación realizada a cierta distancia, Etchevehere dice: “… el que quiera venir … ”. Luego se lo escucha claramente hablarle a los agentes policiales: “¿Por qué no llaman al gobernador, el procurador, el fiscal, el presidente de la Nación?”, pregunta, en modo retórico. “Yo de acá no me muevo; no a va a entrar nadie acá”, subraya, pese a que estaba inclumpliendo la orden de un juez que le prohibió acercarse a su hermana.

Etchevehere hace luego una pausa y apoyándose en una suerte de tranquera dice: “Que me escuche Gustavo”, en obvia alusión a Gustavo Bordet, el gobernador de Entre Ríos. Finalmente, en respuesta al policía que intenta convencerlo de retirarse, Etchevehere vuelve a interpelarlo: “Si nos tiene que meter presos, métanos presos, proceda. Pero basta de conversación: póngase donde se tiene que poner”.

Más avanzada la tarde, quien se presentó ante la tranquera atravesada por una cadena fue la madre de los Etchevehere, Leonor Barbero Marcial, viuda del padre de los Etchevehere, que apoyó vehementemente la postura de sus hijos, que la flanqueaban y dijo que “la cadena se queda ahí”, ante al aplauso de algunos productores y allegados, que rechazan la ocupación.

Días atrás, la viuda, presidente de la Sociedad Anónima las Margaritas, grabó un video en el que señaló “presido una SA, Las Margaritas, propietaria del establecimiento Casa Nueva” y criticó duramente a Grabois y la ocupación del predio. “Días atrás -dijo entonces- desconocidos entraron de forma intempestiva portando picos y palos al establecimiento, se ubicaron en él en nombre del señor Juan Grabois. Violentaron la casa principal, tomaron las instalaciones, dispusieron de ellas y, lo que es más doloroso para mí, a mansalva se hicieron cargo de recuerdos y objetos que pertenecieron a mi marido”.

Por un lado, está el reclamo de los hermanos Luis Miguel, Sebastian y Juan Diego Etchevehere, junto a su madre, Leonor Marcial Barbero de Etchevehere. Y por otro su hija Dolores, que consigna derechos de posesión sobre ese campo, registrado como propiedad de Las Margaritas SA.

Vamos a estar muy orgullos si nos llevan presos por defender nuestra propiedad, no tenemos miedo, al contrario, vamos a estar contentos, si es que se animan”, aseguró la madre de los Etchevehere. “Se terminaron las palabras y los discursos. Voy a tener paciencia hasta mañana (domingo), que voy a intentar entrar. Si me quieren llevar presa, que me lleven”.

Cuando en la tarde de este sábado arribaron a la puerta de Casa Nueva, unos trece vehículos con alrededor de treinta personas que pretenden ingresar al campo, la Policía de Entre Rios, apostada en la tranquera, no les permitió el ingreso y esperó la orden del juez interviniente en la causa, Raul Flores, que finalmente no autorizó el ingreso de esa caravana.

Frente a la entrada del predio de su propiedad y acompañado por productores, empresarios y dirigentes agropecuarios, Etchevehere afirmó: “Estamos en un contexto de incertidumbre e imprevisibilidad, luego de esta situación generada por una persona que actuó fuera de derecho y que luego de la declaración del Juez interviniente de La Paz, que no autorizó el desalojo, mantiene a estos ocupantes que no tienen ninguna razón para permanecer y utilizar las instalaciones en una propiedad privada, a la que llegaron de manera violenta e intimidatoria”.

 

Este sábado, hubo otra novedad. Los fiscales Oscar Sobko y María Constanza Bessa apelaron la resolución del viernes, por la cual Flores rechazó el pedido de desalojo.

En un escrito con fuertes críticas a la actuación del magistrado, ratificaron que tienen “elementos suficientes para afirmar la existencia del delito de usurpación por parte de Dolores Etchevehere, Facundo Taboada y Dante Leveratto Lazzarini, ya que la primera no es dueñani ejercía la tenencia, ni tiene derechos posesorios sobre el establecimiento que hoy ocupa, circunstancia que es perfectamente conocida por ella, y a la vez ingresó al mismo mediante violencia y abuso de confianza”.

Mientras se mantiene el conflicto entre las partes, continúan las manifestaciones de adhesión al reclamo de productores y empresarios por el resguardo a la propiedad privada por parte de asociaciones, entidades e instituciones ruralistas de nivel provincial y nacional.

Desde esos sectores se convocó a una nueva movilización y banderazo para este domingo a las 17 hs. a realizarse en pueblos y ciudades de diversas zonas del país, en contra de las usurpaciones.

Desde ambos lados de la tranquera de ingreso se cruzan acusaciones y se agudiza la situación en el conflicto de denuncia por violación de propiedad privada que impulsan algunos miembros de la familia Etchevehere.

Por un lado, está el reclamo de los hermanos Luis Miguel, Sebastian y Juan Diego Etchevehere, junto a su madre, Leonor Marcial Barbero de Etchevehere. Y por otro su hija Dolores, que consigna derechos de posesión sobre ese campo, registrado como propiedad de Las Margaritas SA.

“Vamos a estar muy orgullos si nos llevan presos por defender nuestra propiedad, no tenemos miedo, al contrario, vamos a estar contentos, si es que se animan”, aseguró la madre de los Etchevehere. “Se terminaron las palabras y los discursos. Voy a tener paciencia hasta mañana (domingo), que voy a intentar entrar. Si me quieren llevar presa, que me lleven”.

Cuando en la tarde de este sábado arribaron a la puerta de Casa Nueva, unos trece vehículos con alrededor de treinta personas que pretenden ingresar al campo, la Policía de Entre Rios, apostada en la tranquera, no les permitió el ingreso y esperó la orden del juez interviniente en la causa, Raul Flores, que finalmente no autorizó el ingreso de esa caravana.

“El ambiente es de incertidumbre y tensión, en el campamento de vigilia en el que acompañamos a los productores y empresarios Juan Diego, Sebastián y Luis Miguel, y que se mantiene en la tranquera del campo desde el miércoles, especialmente por la llegada de estas personas”, relata Sergio, vecino y empresario agropecuario en la zona de Santa Elena.

Y opinó: “A nuestro juicio intentan reforzar la toma ilegal y usurpación de tierras que llevan adelante. Vienen a sumarse y a quedarse, traen colchones y demás efectos personales”.

 

Tensión en Entre Ríos: disponen la libre circulación de los Etchevehere en el campo e irán a una mediación

El juez Raúl Flores dictó una conciliación obligatoria tras la apelación de los fiscales Sobko y Bessa, que pidieron que la estancia sea restituida a los hermanos y a la madre.

Lejos de llegar a un acuerdo, la tensión en Entre Ríos sigue en aumento por la ocupación del campo en disputa de la familia Etchevehere. Este sábado, el juez Raúl Flores dispuso la libre circulación de los hermanos por el terreno y dictó una conciliación obligatoria para este domingo a las 9.

La determinación del magistrado que interviene en la causa se produjo tras la apelación realizada por los fiscales Oscar Sobko y María Constanza Bessa, que insisten con el desalojo: pidieron que el grupo liderado por Dolores Etchevehere abandone la estancia Casa Nueva, y que sea restituida a sus hermanos y a su madre, Leonor Barbero Marcial.

Los fiscales entienden que el predio es propiedad de la empresa Margarita S.A, en la que la mujer representada por Juan Grabois no tiene participación.

Minutos después de la resolución, Luis Miguel Etchevehere habló con TN“La buena noticia es que toda esta gente que está acá no va a entrar al campo”, señaló en alusión a un grupo de personas vinculadas a Dolores.

El ex ministro  había denunciado que se trataba de una maniobra para reforzar la toma. “Son 11 vehículos y más de 30 personas”, indicó al mediodía en su cuenta de Twitter.

“Tenemos seis horas para contestar esto y nos vamos a tomar el tiempo que sea necesario. Pero quiero dejar un concepto: no se puede negociar y convivir con usurpadores”, aseveró el ex funcionario.

Etchevehere subrayó que “naturalizar una toma no está en nuestro espíritu”. Y profundizó: “No se trata de una familia dividida y un juez intentando que haya concordia. Acá hay cientos de delincuentes que están tomando nuestra casa por la fuerza y vamos a seguir en la Justicia hasta que se ordene el desalojo”.

En el mismo sentido, el ex funcionario cuestionó al juez Flores. “Es disparatado ponernos en un plano de igualdad a propietarios y usurpadores. Confunde una sociedad con un condominio, y esto no es un country. No le vemos buena línea al juez”, criticó.

Por último, Etchevehere anticipó que él ni sus hermanos se presentarán a la conciliación dictada para este domingo. “Irá nuestro abogado. ¿Cómo vamos a negociar con los usurpadores?”, insistió.

Patricia Bullrich, presidenta del PRO y exministra de Seguridad de la Nación en la gestión de Mauricio Macri, reclamó este domingo que Alberto Fernández se pronuncie de manera clara sobre la postura de su administración ante las tomas de tierras que avanzan en el país. “El Gobierno debe decir de qué lado está”, remarcó.

Para la exfuncionaria, se cierra la posibilidad de un diálogo de Juntos por el Cambio con el Ejecutivo si desde el Gobierno se avala “la toma de los campos de Etchevehere o de terrenos en el Sur o si Kicillof cree que los countries son una usurpación”.

Y agregó: “El Gobierno debe pronunciarse, decir de qué lado del mostrador está y afirmar: vamos a respetar la propiedad privada y la Constitución“. Si se cumple con eso, Bullrich aseguró que la coalición que integra y que hoy se presenta como principal fuerza opositora se sentará a dialogar con el oficialismo.

Al margen de ese reclamo, Bullrich fue mucho más allá de la toma de tierras y se despachó sobre la cuarentena que se extendió por semanas más y sobre la difícil situación económica que vive el país.

 

Fuentes: infobae.com / tn.com.ar / clarin.com / El Intransigente TV / LA NACION