Italia aplica desde este lunes nuevas medidas cuestionadas por parte de la población para “salvar Navidad” frente a la segunda ola de coronavirus que cerca a Europa, donde los países buscan alternativas como los toques de queda para evitar nuevos confinamientos generales.

La decisión del primer ministro italiano Giuseppe Conte de cerrar los restaurantes y bares a partir de las 18 horas y totalmente teatros, cines y gimnasios durante un mes fue calificada de “declaración de fracaso” por sus detractores, mientras los científicos se preguntan si bastará para contener la propagación del virus.

Conte dijo que estas medidas impopulares, que significan un duro golpe para sectores ya muy afectados por el estricto confinamiento nacional en la pasada primavera, deberían permitir que los italianos estén “más serenos de aquí a Navidad”.

El fin de semana se registraron enfrentamientos entre las fuerzas del orden y opositores al toque de queda en la capital Roma y en Nápoles (sur).

“Con estas nuevas restricciones, vamos a cerrar. Nuestro establecimiento no se encuentra en el centro de una ciudad, estamos en el interior, nuestros clientes vienen por la noche o durante el fin de semana”, declaró a la AFP Giuseppe Tonon, de 70 años y propietario de un restaurante en Oderzo, un pequeño pueblo en el noreste del país

La foto de Tonon delante del restaurante, resignado y deprimido con las mascarilla colgando de una oreja, fue publicada por su hija en Facebook y dio la vuelta a Italia en las redes sociales.

– ¿Confinamiento en Cataluña? –

La situación de Italia no es un caso aislado en Europa. En España, el gobierno central decretó el domingo un estado de alarma e impuso un toque de queda nocturno en todo el país a excepción de las islas Canarias.

El gobierno regional de Cataluña, en el noreste del país, estudia decretar un confinamiento domiciliario durante los fines de semana para contener la epidemia del coronavirus.

Los contagios se dispararon recientemente en esta región, en línea con lo ocurrido en el conjunto de España que días atrás fue el primer país de la Unión Europea en superar el millón de personas diagnosticadas con covid-19.

“Es un escenario que está encima de la mesa porque durante el fin de semana es cuando hay más interacción social”, dijo la portavoz del gobierno regional, Meritxell Budó, al ser preguntada por esta opción en una entrevista con la radio pública catalana.

En Francia la hipótesis de un reconfinamiento ya no parece descabellada, luego de que se registrara el domingo un récord de más de 52.000 nuevos casos en 24 horas. El gobierno ya aplica un toque de queda nocturno en diferentes regiones, incluidas la capital París, que afecta a 46 millones de personas.

 

Fuente: ntn24.com