El Gobierno de Estados Unidos anunció este domingo que un nuevo “alto el fuego humanitario” entre Armenia y Azerbaiyán, que se disputan la región separatista de Nagorno Karabaj, entra en vigor este lunes. Sin embargo, el anuncio fue hecho en medio del estallido de nuevos enfrentamientos entre las dos partes que se culpan mutuamente por el fracaso de las treguas anteriores, mediadas por Rusia y Francia. ¿Será la tercera la vencida y la que dará paz a los civiles?

Tercer intento en un mes por un alto el fuego en Nagorno Karabaj. Este domingo, y tras una semana de negociaciones en Washington entre los cancilleres de Armenia y Azerbaiyán, con la mediación del secretario de Estado de EE. UU., Mike Pompeo, el Gobierno estadounidense anunció una tregua entre ambas partes, cuyo objetivo es que rija sin fallas ni violencia este lunes 26 de octubre.

“El alto el fuego humanitario entrará en vigor a las 08.00 de la mañana hora local del 26 de octubre de 2020”, indicó un comunicado del Departamento de Estado, firmado por los Gobiernos de Estados Unidos, Armenia y Azerbaiyán. Información que fue ratificada después por Pompeo, a través de su cuenta de Twitter.

El presidente estadounidense Donald Trump se mostró optimista con los resultados de la más reciente ronda de conversaciones, que se prevé que prosigan este 29 de octubre en Ginebra (Suiza), cuando se reúnan los co-presidentes y ministros de Relaciones Exteriores del Grupo de Minsk, conformado por Francia, Rusia y Estados Unidos, que median en este conflicto.

“Felicitaciones al primer ministro armenio Nikol Pashinian y al presidente azerbaiyano Ilham Aliyev, quienes acaban de acordar adherirse a un alto el fuego efectivo a la medianoche. Se salvarán muchas vidas”, escribió el presidente.

Nuevos enfrentamientos y dudas sobre la efectividad de la nueva tregua

Nagorno Karabaj es una región separatista, reconocida internacionalmente como territorio de Azerbaiyán, pero con una mayoría de población armenia, que durante más de un siglo se ha resistido al control azerbaiyano. En 1991 declaró su independencia y, desde entonces tiene un Gobierno autónomo y cuenta con el apoyo político, económico y militar de Armenia. Se autodenomina República de Artsaj.

Desde que estalló el nuevo conflicto territorial hace cerca de un mes, ha habido dos intentos de cese del enfrentamiento con mediación internacional, uno de Rusia y otro de Francia, pero en la práctica las treguas no han durado ni un día. De hecho, el propio anuncio del nuevo pacto se produjo en medio de una jornada de nuevos combates entre las dos partes.

Funcionarios locales de Nagorno Karabaj acusaron este domingo a las fuerzas azeríes de disparar artillería contra asentamientos en las áreas de Askeran y Martuni durante la noche. Azerbaiyán por su parte, indicó que sus posiciones habían sido atacadas con armas pequeñas, morteros, tanques y proyectiles. El presidente de Azerbaiyán, Ilham Aliyev, acusó a Armenia de bombardear sitios civiles y lanzar dos misiles balísticos en la ciudad de Ganja.

Entretanto, Armenia responsabilizó a las fuerzas de Azerbaiyán de bombardear asentamientos civiles. El presidente armenio, Armen Sarkissian, señaló a Bakú de ser “agresivamente obstinado y destructivo”. Su contraparte negó haber matado a civiles y dijo que estaba listo para implementar un alto el fuego, siempre y cuando las fuerzas armenias se retiraran del campo de batalla.

El Ministerio de Defensa de la región de Nagorno Karabaj afirmó que este 25 de octubre se registraron otras 11 muertes entre sus fuerzas armadas, elevando el número de muertos militares a 974.

Pese a que no se vislumbra una pronta salida al enfrentamiento armado, las potencias mundiales intentan evitar una guerra mayor que involucre a más países, ya que Turquía ha expresado un fuerte apoyo a Azerbaiyán, y Rusia a Armenia, con la que tiene un pacto de defensa.

Las diferencias en torno a esta disputa han tensado aún más las relaciones entre Ankara y sus aliados de la OTAN. Pompeo acusó al Gobierno turco de alimentar el conflicto armando a la parte azerí. Si bien, Turquía rechaza ayudar a encender el conflicto.

 

Por Yurany Arciniegas Salamanca

Fuentes: Reuters / EFE / france24.com