Se vivían horas de tensión en la elección de Estados Unidos cuando Donald Trump decidió dar un golpe de efecto y hablar desde la Casa Blanca para denunciar fraude y adelantar que iría a la Corte. Con los ojos del planeta mirando el conteo voto a voto, la cadena NBC tomó una radical decisión y cortó al republicano en pleno discurso porque estaba dando afirmaciones que no eran ciertas.

“Tenemos que intervenir aquí porque hay varias afirmaciones [de Trump] que francamente no son verdaderas”, dijo la presentadora Savannah Guthrie, una de las caras visibles de la transmisión de la cadena estadounidense.

Ocurrió cuando Trump se adjudicaba la victoria en los estados de Georgia y Michigan, cuando el recuento de votos no era total. En el primero estaba contabilizado el 91% de los votos, mientras que en el segundo apenas el 71% del total.

“El Presidente está mencionando algunos estados, afirmando que está ganando en esos estados… los hechos marcan que en esos estados no terminó el conteo de todos los votos”, manifestó la presentadora interrumpiendo el discurso que el candidato a la reelección dio cerca de las 4 de la mañana hora argentina.

De acuerdo al New York Times, en Georgia se llevaban contabilizados el 92% de los votos con una ventaja a favor de Donald Trump por 50,5% contra el 48,3% de Joe Biden. En cuanto a Michigan, el diario neoyorquino informaba que al auditarse el 76% de los votos, el republicano aventajaba al demócrata por más de 5%: 51,9 a 46,4.

Savannah Guthrie ya habia tenido un cruce con Trump durante la campaña, cuando le preguntó al presidente de EE.UU. por qué había retuiteado una mentira a sus 86 millones de seguidores. Se trataba de una teoría conspirativa que decía que Joe Biden había “mandado a matar” al equipo Seis de los Navy Seals “para cubrir la falsa muerte de Bin Laden”.

“Fue un retuit,, fue la opinión de alguien, era un retuit, lo puse ahí y la gente puede decidir”, se defendió. La respuesta de Guthrie fue contundente: “Usted es el Presidente de Estados Unidos, no el tío loco de alguien que retuitea cualquier cosa“, le dijo.

La decisión de NBC, criticada en redes por los seguidores de Trump que la calificaron como un gesto de censura, se sumó al capítulo aparte que tuvo el mandatario con Twitter, su red social favorita, que bloqueó el contenido de uno de sus mensajes por considerarlo “engañoso”.

“Estamos arriba por MUCHO, pero están tratando de ROBARNOS la elección. Nunca vamos a permitirlo. Los votos no pueden ser realizados después del cierre de las urnas”, lanzó Trump en el mensaje que fue objetado por Twitter.

“Colocamos una advertencia en un Tweet de @realDonaldTrump por hacer una afirmación potencialmente engañosa sobre una elección. Esta acción está en línea con nuestra Política de integridad cívica”, indicó la red social, minutos después en una de sus cuentas institucionales.

 

Fuente: clarin.com