El presidente estadounidense Donald Trump anunció que demandará por fraude “todos los recientes estados” ganados por el candidato demócrata Joe Biden.

“Todos los estados recientemente reclamados por Biden serán desafiados legalmente por nosotros por fraude electoral y fraude electoral estatal”, escribió el mandatario en Twitter. “Muchas pruebas, solo consulten los medios. ¡GANAREMOS! ¡America First!”.

Aproximadamente una hora después, el mandatario volvió a realizar una publicación en su cuenta de Twitter: “¡Paren el fraude!”, dijo. Todo el mensaje está escrito en letras mayúsculas.

Luego envió una declaración a través de su campaña que, también en mayúsculas, dice: “Si cuentan los votos ilegales, gano facilmente la elección. Si cuentan los votos ilegales y tardíos, pueden robárnosla”.

Biden, por su parte, realizó una breve publicación en la que reiteró a sus seguidores la necesidad de “ser pacientes”. “Los votos están siendo contados y tenemos una buena sensación sobre nuestras posibilidades”.

Las diferencias de votos entre los candidatos continúan siendo mínimas en algunos de los estados clave que faltan por decidir y que pudieran inclinar la balanza a uno u otro lado. La atención está enfocada en el recuento de votos en NevadaPensilvania, Carolina del Norte y Georgia, mientras que en Arizona, un estado en el que las proyecciones de algunos de los principales medios habían dado la victoria a Biden, las distancias entre ambos se han acortado.

Con 214 votos electorales, para llegar a los 270 Trump tendría que ganar todos los estados aún en disputa.

Minutos después del tuit de Trump, la campaña del mandatario volvió a denunciar en una conferencia de prensa en Las Vegas supuestas irregularidades en la votación y dijo que iba a presentar una demanda solicitando una orden judicial para detener el conteo de votos debido a “votos inadecuados”. Entre otras cosas, el equipo del republicano dijo que “se siguen contando votos ilegales” y aseguró que hubo votos emitidos por personas no residentes en el estado. “Lo que está ocurriendo en Nevada puede pasar en todas partes”, dijeron.

Nevada tiene seis grandes electores en juego. Como Biden cuenta en este momento con 264 delegados, hacerse con este estado le abriría las puertas de la presidencia.

El presidente anunció falsamente el miércoles por la madrugada que la victoria era suya y acudió a las cortes en algunas jurisdicciones indecisas cruciales. No estaba claro si sus maniobras legales con el recuento de los votos alterarían la cuenta a su favor.

Por lo pronto, este jueves un juez en Georgia desestimó una demanda presentada por el Partido Republicano estatal y la campaña del presidente que pedía que se asegurara de que un condado costero cumpliera las leyes estatales sobre el procesamiento de 53 papeletas de voto en ausencia.

En paralelo, las autoridades electorales de Nevada y Georgia se disponían a reportar nuevos resultados poco después del anuncio.

Con el 75% de los votos escrutados, Biden mantiene una ventaja ligeramente superior a los 11.500 votos, qué en términos porcentuales está justo por encima del 1%. Allí quedan por contar principalmente las boletas enviadas por correo, cuya tendencia ha favorecido a Biden.

Nevada tiene seis grandes electores en juego. Como Biden cuenta en este momento con 264 delegados, hacerse con este estado le abriría las puertas de la presidencia.

En Georgia, en tanto, la diferencia es prácticamente idéntica, aunque aún favorece al actual mandatario. Con el 99% de los votos contados, Trump mantiene una ventaja de poco más de 10.000 votos. En términos porcentuales, la cifra es de 0,29%.

Se espera que el conteo en Pensilvania y Carolina del Norte, los otros dos estados competitivos que todavía no han anunciado un ganador, demoren más en hacerlo que los dos mencionados previamente.

 

Estos son los estados clave que Joe Biden arrebató a los republicanos

Arizona, la gran sorpresa de la noche que todavía está por definir

La victoria más sorprendente, hasta el momento, para Joe Biden ha sido la de Arizona. Este estado, tradicionalmente republicano, tan solo había votado en una ocasión demócrata desde 1948, cuando Bill Clinton se impuso en 1996. Clinton ganó en ese entonces porque Ross Perot, líder de un antiguo tercer partido, dividió el voto republicano.

Wisconsin, un bastión demócrata recuperado

Para el partido azul estadounidense perder Wisconsin en 2016 fue algo casi traumático. Este estado había sido demócrata desde 1989 y el efecto Donald Trump le arrebató sus 10 diez votos electorales a Hillary Clinton, ayudando a aupar al magnate neoyorquino a la Casa Blanca.

Michigan

El premio más grande obtenido por Biden de los estados en los que se ha confirmado el vuelco electoral está en Michigan. Biden comenzó perdiendo este estado por hasta 13 puntos durante las primeras horas de la noche del 3 de noviembre, haciendo creer que esta pieza fundamental del cinturón del óxido se iba a escapar de las manos demócratas de nuevo.

 

En Georgia se están contando los últimos miles de votos, pertenecientes al área metropolitana de Atlanta y a los que han votado por correo. Los analistas coinciden en que serán mayoritariamente demócratas, pero esta por ver si son suficientes para remontar los más de 20.000 votos de ventaja de los que dispone Trump.

En Pensilvania faltan muchos más votos por contar ya que se preveía que iba a ser el estado más demorado en el conteo de votos por correo. En este caso, Donald Trump le saca unos 175.000 votos de ventaja a su rival, algo más de dos puntos porcentuales, pero quedan votos por escrutar de Filadelfia, la principal urbe del estado y uno de los mayores centros demócratas del país.

 

Fuentes: infobae.com / france24.colm