El Parlamento de Etiopía aprobó este sábado (07.112020) un plan para destituir al parlamento regional y al Ejecutivo de la región del Tigray por medio de una intervención del Gobierno central, que ahora cuenta con carta blanca para formar un gobierno interino de transición que sustituya al del disidente Frente de Liberación del Tigray (TPLF), en conflicto abierto con Adís Abeba.

El Gobierno del primer ministro Abiy Ahmed lanzó una ofensiva militar contra la región rebelde el pasado miércoles 4 de noviembre, ante la posibilidad de que el Tigray busque la secesión. Ahmed también advirtió el viernes de bombardeos poco antes de que estos fueran lanzados contra la zona disidente. Con la resolución parlamentaria, se podrá “abolir la ilegal asamblea actual del Tigray y su gobierno, e implementar una administración interina”, informó la televisión pública.

La decisión se basa en disposiciones constitucionales que permiten intervenir un estado federado que viole la Carta Magna y ponga “en peligro el sistema constitucional”. Ahmed, Premio Nobel de la Paz 2019, busca reestablecer la autoridad del gobierno federal en una región dirigida por el Frente de Liberación del Pueblo de Tigray (TPLF), que desafía desde hace meses la autoridad de Adís Abeba.

Conflicto étnico

El Parlamento del Tigray asumió en septiembre tras la realización de unas elecciones que el Gobierno central considera ilegales. El miércoles, Ahmed acusó a los rebeldes de haber atacado una base militar, lo que dio pie a una ofensiva armada liderada por tropas del Gobierno central. “Atacar a las fuerzas de defensa nacional es un acto de traición”, dijo Ahmed, por lo que ordenó esta operación cuyos objetivos son “claros, limitados y alcanzables”.

El primer ministro informó de bombardeos contra posiciones en las cercanías de la ciudad de Mekele que habrían destruido “por completo cohetes (con un alcance de hasta 300 kilómetros) y artillería de la facción rebelde”. La minoría del Tigray, que compone el 6 por ciento de la población etíope, dominó la política del país durante tres décadas, hasta la llegada al poder de Ahmed, primer dirigente de la etnia oromo, la más importante.

La minoría del Tigray acusa ahora a Ahmed de haberlos desplazado poco a poco de las posiciones de poder, tras haber forzado la salida de miembros de esa etnia del Gobierno y el Ejército. Adís Abeba cortó las comunicaciones e internet con la región rebelde, por lo que no se sabe cabalmente qué sucede en el lugar.

 

¿Por qué ha comenzado el conflicto en Tigray?

Los observadores dicen que el conflicto se intensificó en septiembre, cuando Tigray celebró elecciones locales en insubordinación del gobierno federal etíope. Según un informe de Reuters, estas elecciones fueron consideradas “ilegales” por el gobierno federal, lo que provocó un conflicto con las autoridades de Tigray. El conflicto entre las autoridades de Tigray y el gobierno federal se remonta a cuando Abiy Ahmed llegó al poder en 2018.

Según observadores del Cuerno de África, la región de Tigray es más rica que otras partes del país y, lo que es más importante, tiene un ejército entrenado. La autoridad de los funcionarios de Tigray se ha reducido considerablemente desde que Abiy asumió el cargo, lo que convierte su menguante influencia en un punto de discusión. La estructura del sistema federal de Etiopía otorga a las diez regiones del país una autonomía significativa.

Estas regiones también tienen sus propios parlamentos, sus propias fuerzas de seguridad y el derecho a un referéndum para un gobierno independiente. Un informe de Reuters señala cómo Abiy detuvo, despidió y redujo la importancia de varios funcionarios de Tigray desde que llegó al poder, en lo que dijo que era una ofensiva contra la corrupción.

¿Qué impacto tendrá esto en el Cuerno de África?

Si el conflicto entre el gobierno federal etíope y las autoridades de Tigray se agrava, se extenderá a los países vecinos del Cuerno de África. Eritrea puede ser la más afectada por su proximidad a Tigray. Según el New York Times, “muchos veteranos del TPLF que participaron en la guerra entre Etiopía y Eritrea entre 1998 y 2000 ahora forman parte de las fuerzas paramilitares de la región de Tigray” y existe un resentimiento persistente entre estos veteranos y Eritrea.

Etiopía también ha estado involucrada en un conflicto de larga data con Egipto por la construcción de la Gran Presa Renacentista de Etiopía sobre el Nilo Azul, y Sudán se ha visto involucrado inadvertidamente en este conflicto durante el curso del desarrollo de la presa.

Si la violencia y el conflicto se extienden más allá de las fronteras de Etiopía, pueden desestabilizar potencialmente la región del Cuerno de África.

Estados Unidos y China tienen varias bases militares estratégicas en esa región, siendo la más cercana Djibouti. Si estas bases militares fueran afectadas por los disturbios de alguna manera, podría causar que poderes extranjeros se involucren militarmente en la región y el conflicto.

 

Fuentes: dw.com / indianexpress.com / Al Jazeera English