La comandante de la misión de la OTAN en Irak, la general de división Jennie Carignan, reveló que las fuerzas de la organización permanecerán en el país durante otros cinco años. Esta declaración provocó una reacción negativa en Bagdad que recordó la decisión del Parlamento de retirar las tropas extranjeras del país.

Expertos, en una entrevista con Sputnik, describieron cuáles son los objetivos de la OTAN en Irak para los próximos cinco años y por qué las tropas extranjeras no tienen intención de abandonar el país, a pesar de las insinuaciones del Gobierno iraquí de la necesidad de retirarse.

¿Retirar o no las tropas extranjeras?

La posición del Parlamento es clara. Sin embargo, hay varios problemas legales, por lo que la misión de la OTAN en Irak permanecerá allí durante muchos años, opina el analista militar y estratégico iraquí Majd Quaisy.

“La cosa es que la decisión del Parlamento iraquí es exclusivamente una recomendación hasta que sea apoyada y aprobada por el Gobierno”, explicó a Sputnik.

El experto duda de que el Gobierno logre expulsar el contingente militar del país porque su presencia fue aprobada por las instituciones internacionales.

“No creo que el Gobierno pueda expulsar a nadie del país: la presencia de fuerzas extranjeras en Irak desde 2014 se basa en el acuerdo entre los Gobiernos de Irak y EEUU y también los países de la OTAN. La firma del acuerdo tuvo lugar bajo los auspicios de la ONU. Así que la OTAN tiene toda la razón para decir que la misión se quedará en Irak por unos años más”, afirmó.

 

Los expertos de la OTAN han entrenado a más de 200.000 militares iraquíes en los últimos seis años y Bagdad todavía necesita sus servicios, opina el analista.

“Tenemos que distinguir el contingente de EEUU para luchar contra los terroristas de ISIS y el contingente de la OTAN. Tienen diferentes funciones, y Bagdad no ha tenido y no tiene quejas sobre este último”, añadió.

La “falta de firmeza del Gobierno”, el problema clave

Sin embargo, el ex diplomático iraquí Abdel Sattar Jumaily tiene un punto de vista diferente. Ve el principal problema en “la falta de firmeza del Gobierno” iraquí en decir no a EEUU o a la OTAN.

“La ocupación estadounidense, la interferencia iraní y turca en los asuntos internos de Irak han hecho su trabajo: el Gobierno ha perdido completamente su autonomía, ni siquiera es capaz de crear una estrategia para satisfacer los intereses nacionales. Ni el Parlamento ni el Gobierno pueden decidir hoy si las fuerzas de la OTAN se quedan en el país”, declaró.

En esta situación, según él, la decisión sobre la retirada será tomada en Washington, lo que podría prolongar la presencia militar extranjera en Irak por muchos años.

“Por lo tanto, todo se decidirá exclusivamente de manera ventajosa para Washington. Temo que si el sistema político de Irak no continúa desarrollándose, las tropas de ocupación no abandonarán el país ni en cinco ni en 10 años”, aseveró.

 

A finales de octubre, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, reveló que la alianza había decidido ampliar la misión en Irak.

“Nuestro objetivo es ayudar a construir fuerzas iraquíes autosuficientes capaces de luchar contra el terrorismo, prevenir el regreso de ISIS y estabilizar su país”, dijo.

La OTAN lanzó su misión de entrenamiento en Irak en 2018 y tiene alrededor de 500 militares entrenando a las tropas iraquíes. La misión fue dirigida primero por Canadá, que será reemplazada por Dinamarca en diciembre.

 

Fuente: sputniknews.com