El canciller argentino cuestionó este martes de manera contundente el rol de la Organización de Estados Americanos (OEA) durante la crisis política en Bolivia, que derivó el año pasado en el derrocamiento, con la colaboración de las Fuerzas Armadas, del expresidente Evo Morales.

En un mensaje emitido a través de su cuenta de Twitter, el canciller señaló: “Lo que ocurrió en Bolivia no hubiese sido posible sin la anuencia de la OEA. Su función es denunciar golpes [de Estado], no patrocinarlos”.

El duro mensaje fue emitido tras la asunción del nuevo Gobierno de Luis Arce el domingo en La Paz, que permitió el regreso del Movimiento al Socialismo (MAS) al poder, y a su líder, Morales, a su tierra natal, tras un año de exilio y persecución política y judicial.

 

Fuente: rt.com