El jefe del Congreso peruano, Manuel Merino (foto), asumió este martes (10.11.2020) como nuevo presidente del país andino en medio de protestas en las calles y temores de los mercados, al día siguiente de que fuera destituido el popular mandatario Martín Vizcarra.

El primer vicepresidente del Congreso Luis Valdez fue quien tomó el juramento a Merino, quien es el vigente presidente de la Cámara, en el hemiciclo del palacio legislativo y le colocó la banda que lo identifica como jefe de Estado.

Merino asume Presidencia hasta julio de 2021 

Merino, de 59 años, asume la Presidencia hasta el 28 de julio de 2021, en que entregará el poder al mandatario que resulte elegido en los comicios generales convocados para el 11 de abril de 2021.

“Juro por Dios, por la patria y por todos los peruanos que ejerceré fielmente” el cargo de presidente, declaró Merino, un ingeniero agrónomo de centroderecha, de 59 años y casi desconocido para los peruanos. Se convirtió así en el tercer presidente desde 2016, reflejo de la fragilidad institucional que ha caracterizado al país desde su independencia en 1821.

Manifestantes marchan al Congreso  

Centenares de manifestantes se congregaron este martes en el centro de Lima y marchan hacia el Congreso en protesta contra la juramentación de su titular, Manuel Merino.

Movilizados a través de las redes sociales, los manifestantes, en su mayoría jóvenes, se reunieron desde primera hora de la mañana del martes portando banderas y carteles en protesta por la destitución de Vizcarra y por la asunción de Merino, a quien califican de golpista y usurpador.

La Policía Nacional ha levantado cercas de metal para impedir el paso peatonal hacia la sede del Parlamento, cerca de la céntrica plaza San Martín, y anticipándose a la movilización de la ciudadanía, que manifestó su indignación por la decisión del Congreso a través de las redes sociales, en donde las críticas a la decisión del Congreso son un clamor.

En varios puntos de acceso al centro histórico de Lima, grupos de jóvenes se enfrentan con la Policía para avanzar hacia el Congreso, lo que es impedido por los agentes con el uso de gases lacrimógenos

El enojo de amplios sectores de la ciudadanía por la destitución de Vizcarra se vio reflejado durante la noche del lunes en el masivo apoyo recibido por un joven detenido por la Policía por darle un puñetazo en el rostro al legislador Ricardo Burga, del partido Acción Popular, uno de los que promovió la destitución presidencial.

En pocas horas, las redes sociales del agresor multiplicaron sus seguidores por varios miles, quienes expresaron respaldo y admiración.

Banderas con señales de luto, carteles con la mención de “Este presidente no me representa” o “Congreso usurpador” son algunas de las muestras de repudio que portan los manifestantes en el centro de la capital peruana.

 

Fuente: dw.com