Las autoridades venezolanas se incautaron de “todos” los equipos de la agencia de noticias local Venepress, cuya sede en Caracas fue clausurada en diciembre pasado, confirmó este miércoles a Efe un responsable editorial del grupo.

Se llevaron todas las estaciones de trabajo, unas 15 computadoras de redacción, un par de computadoras para edición de video, cámaras profesionales, 17 televisores”, dijo el jefe de redacción de Venepress, Israel Barbuzano, en una entrevista telefónica.

De acuerdo con Barbuzano, no existía una orden judicial -algo imprescindible para proceder de esta forma, según la legislación venezolana- para la incautación de los equipos y, de acuerdo con testigos, fue hecha por agentes del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin), por lo que Venepress cataloga el hecho como un “robo”.

El propio Sebin condujo el allanamiento y posterior clausura de la sede de Venepress en Caracas el pasado 18 de diciembre, un procedimiento que se efectuó sin que se conocieran los motivos judiciales.

Entonces, los agentes llegaron a bordo de vehículos de la “Policía Nacional Contra la Corrupción”, un grupo del que no se tenía conocimiento hasta la fecha y cuyos automóviles son muy similares a los del Sebin.

Barbuzano dijo que pese a que está por cumplirse un año del inicio de las investigaciones contra la agencia, no se conocen aún los motivos, aunque supone que las autoridades ligan a Venepress con el líder opositor Juan Guaidó, a quien medio centenar de países reconocen como presidente interino de Venezuela.

Ni siquiera hay una acusación formal, todo esto es un rompecabezas que uno va armando”, añadió, al referir que la planta Telecaribe, “hermana” de Venepress, fue allanada en 2019 por su presunta cercanía con Guaidó.

De igual forma, fueron allanadas el año pasado las residencias de dos de los directivos de Venepress, a los que se señaló en un documento que circuló en las redes sociales de aportar recursos para las actividades políticas de Guaidó.

Era una lista muy extraña”, dijo Barbuzano sobre este documento, al que no da credibilidad. “Hasta la secretaria de Guaidó aparecía allí, una persona que no tiene músculo financiero”, agregó.

Barbuzano también dijo que el caso de Venepress figura en el informe de la oficina de la alta comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, como un ejemplo de las violaciones al derecho al trabajo y la libre información por parte del régimen de Nicolás Maduro.

 

Fuente: infobae.com