Una nueva caravana de las fuerzas de paz de Rusia se desplegó en Nagorno Karabaj para controlar el cese del fuego en la región, informó el Ministerio de Defensa ruso.

El personal militar se trasladó de la ciudad de Goris a Stepanakert.

El primer ministro de Armenia y los presidentes de Azerbaiyán y Rusia emitieron el 9 de noviembre una declaración conjunta sobre el cese de hostilidades en Nagorno Karabaj a partir del 10 de noviembre.

Conforme al documento, que pone fin a 44 días de cruentos combates, los bandos en conflicto deben permanecer en sus posiciones actuales, realizar un intercambio de prisioneros de guerra, otros detenidos y cuerpos de los caídos.

Rusia emplazará en la zona de conflicto sus fuerzas de paz —1.960 militares, 90 transportes blindados y 380 medios técnicos— por un plazo de cinco años en un principio.

El despliegue del contingente de paz ruso se llevará a cabo paralelamente a la retirada de fuerzas armenias desde los distritos de Agdam, Kelbecer (Kalbajar) y Lachín, ocupados durante la guerra de 1992-1994.

Las fuerzas de paz rusas ejercerán el control sobre el llamado corredor de Lachín, una franja de cinco kilómetros que conecta a Nagorno Karabaj con Armenia. Esta última, por su parte, se compromete a garantizar la seguridad del transporte entre la república autónoma de Najicheván, el exclave azerí que se encuentra entre Armenia, Irán y Turquía, y las zonas del oeste de Azerbaiyán.

El acuerdo de paz de Nagorno Karabaj sume a Armenia en una ola de protestas

Miles de personas volvieron a tomar las calles de la capital de Armenia para protestar contra el acuerdo de paz de Nagorno-Karabaj.

Armenia y Azerbaiyán mantuvieron por años una disputa territorial sobre Nagorno Karabaj a tal punto de estar al borde de una guerra en varias ocasiones por lo tensa que se había vuelto la situación.

Hasta el pasado 9 de noviembre, cuando el primer ministro de Armenia, Nikol Pashinián, con los presidentes de Azerbaiyán y Rusia, Ilham Aliyev y Vladímir Putin, aprobaron una declaración conjunta sobre el cese del fuego en ese territorio que entraba en vigencia el 10 de noviembre.

El acuerdo prevé que Azerbaiyán obtenga el control del territorio que ha tomado en los últimos combates, y que Armenia ceda más territorios el próximo mes.

Esto ha provocado que miles de armenios salgan a protestar a las calles en contra de la decisión de su Gobierno, exigiendo la dimisión del primer ministro, quien a su vez explicó que si no se hubiese firmado el acuerdo sobre el alto el fuego en Nagorno Karabaj, habrían podido quedar cercados más de 20.000 militares.

 

Fuentes: sputniknews.com / themoscowtimes.com / AFP / Global News / Radio Free Europe/Radio Liberty