“Sería idiota no reconocer que si la gente vota una, dos o tres veces a alguien es porque algo bueno debe haber hecho. Y no debemos ir en contra de la voluntad popular”. La frase pertenece a Alberto Fernández y data del 3 de noviembre. Fue el impulso para que se retomara una discusión que desde entonces viene sumando voces a favor y en contra, y que en adelante promete engrosar una polémica: la reelección indefinida de los intendentes en la provincia de Buenos Aires.

Ese día, en el acto de inauguración del departamento Judicial Avellaneda-Lanús, el Presidente cuestionó la ley 14.836, que reformó el sistema electoral bonaerense y que permite sólo dos mandatos consecutivos de intendentes, legisladores, concejales y consejeros escolares.

Fue votada el 17 de agosto de 2016 por un acuerdo entre la entonces gobernadora María Eugenia Vidal y el Frente Renovador de Sergio Massa.

Aunque 2023 parezca lejano en el horizonte político, la normativa engendró un problema suficiente para instalarla en la agenda desde ahora: obligaría a 90 de los 135 intendentes de la provincia a dejar su mandato ese año. Pero el año que viene habrá senadores, diputados y concejales que tendrán ese obstáculo para presentarse por un nuevo período.

Ese es uno de los puntos que ya provocan encendidas discusiones: si la ley debe interpretarse retroactivamente (es decir, que los jefes comunales con mandato vigente en 2016 y reelegidos en 2019 se vean impedidos de presentarse en 2023), si debe ser puesta en marcha desde el momento de su sanción (lo que abriría la posibilidad a varios intendentes para ir por una nueva gestión), o si directamente debe ser derogada.

Jorge Macri (Vicente López), Gustavo Posse (San Isidro), Martín Insaurralde (Lomas de Zamora), Mariano Cascallares (Almirante Brown), Fernando Gray (Esteban Echeverría), Leonardo Nardini (Malvinas Argentinas), Ariel Sujarchuk (Escobar), Alberto Descalzo (Ituzaingó), Gustavo Menéndez (Merlo), Juan Zabaleta (Hurlingham), Julio Zamora (Tigre) y Andrés Watson (Florencio Varela) son apenas algunos nombres del largo listado de intendentes que deberían abandonar su cargo en tres años. Salvo que se cumpla la voluntad del jefe de Estado, que tiene numerosos interesados no solo en las filas del Frente de Todos, sino también en Juntos por el Cambio.

Están los que quieren derogar la ley y los que no. Pero ese enfrentamiento de posturas ramifica intenciones diversas tanto en el peronismo como en el macrismo: por ejemplo, hay quienes no podrían ser elegidos en 2023 pero eso no les genera preocupación, porque sus aspiraciones son otras.

Tal es el caso de Jorge Macri, quien planea ir por la gobernación y ya tiene en Soledad Martínez a su candidata para sucederlo. Y el de Jorge Ferraresi, intendente de Avellaneda que en la última semana decidió tomarse licencia en su cargo para asumir como ministro de Desarrollo Territorial y Hábitat de la Nación, en reemplazo de la renunciante María Eugenia Bielsa.

La trama siembra posturas y -también- estrategias. El PJ Bonaerense está interesado en dejar sin efecto la ley porque perjudica a varios de sus intendentes. Y algo similar ocurre en Juntos por el Cambio. El asunto estará en ver quién se inmola por la causa y decide quedar como el más interesado ante la opinión pública. La discusión ya está en marcha y promete quedarse por un largo rato.

Voces

En los últimos días, los jefes comunales se refirieron a la pretensión del Gobierno de derogar la ley. Qué dijeron:

Gustavo Posse, intendente de San Isidro, Juntos por el Cambio: “No podemos desconcentrarnos, y menos los intendentes, de otro tema que no sea cómo combatir el coronavirus y al mismo tiempo impulsar la actividad económica en nuestros distritos. No es momento para hablar de este tema”.

Jorge Macri, intendente de Vicente López, Juntos por el cambio: ”Para mí la ley está bien, ayuda a oxigenar la política. Nadie es tan imprescindible. El límite a la reelección indefinida es un primer paso de un camino todavía imperfecto de darle transparencia y renovación a la PBA’’.

Diego Valenzuela, intendente de Tres de Febrero, Juntos por el Cambio: “Uno no puede estar 20 años en el cargo”.

Mario Secco, intendente de Ensenada, Frente de Todos: “La ley es una gansada”.

Ariel Sujarchuk, intendente de Escobar, Frente de Todos: “En principio tenía la postura de hacer una limitación, pero ahora creo que habría que revisar la ley. Ya se está discutiendo sobre si el mandato anterior cuenta como primer mandato o no a partir de la sanción”.

Julio Garro, intendente de La Plata, Juntos por el Cambio: “La norma en cuestión se aprobó en la mitad de un mandato, tanto para los intendentes, como para concejales y consejeros. Se les cambiaron las reglas del juego en medio del período. Eso es una contradicción jurídica”.

Julio Zamora, intendente de Tigre, Frente Renovador: “La ley no tuvo el consenso necesario, tiene visos de inconstitucionalidad y fue votada para perjudicar el gran potencial del peronismo, que tiene muchos intendentes de mucho prestigio y con mucha cercanía con los vecinos”.

Martín Yeza, intendente de Pinamar, Juntos por el Cambio: “La ley es muy clara y es muy buena: no permite reelecciones indefinidas. Juntos por el cambio, en Pinamar, es un equipazo y esa es nuestra fortaleza: tendremos candidatos, pero mas importante es que habrá un equipo”.

 

Fuente: tn.com.ar