Iota tocó tierra este lunes (16.11.2020) en la costa del Caribe Norte de Nicaragua como huracán de categoría máxima, acompañado de catastróficos vientos de hasta 260 kilómetros por hora, lluvias y marejadas, informó una fuente oficial.

“Este potente huracán Iota ya está en la parte delantera, ya está en tierra. En este momento el ojo del huracán se encuentra ya tocando el límite de la costa de Haulover”, en el Caribe, dijo en rueda de prensa Marcio Baca, director de meteorología de Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter).

Iota llegó al litoral centroamericano como huracán de categoría 5, dejando potentes rachas de vientos y lluvias en las comunidades costeras de Haulover, Prinzapolka, Karawala y Wouhnta, así como Bilwi, principal ciudad del Caribe Norte, donde los fuertes vientos arrancaban techos y estremecían los árboles.

Bilwi, con más de 40.0000 habitantes, en su mayoría de origen indígena, recibió la furia del ciclón en medio de la oscuridad por la interrupción del suministro eléctrico, con muchos pobladores resguardados en casas de concreto mientras otras quedaron esperando en sus frágiles viviendas de madera.

El huracán Iota se ha intensificado este 16 de noviembre y ha alcanzado la máxima categoría, 5, a su paso hacia Centroamérica, donde puede causar “vientos catastróficos, una marejada ciclónica que amenaza vidas y lluvia torrencial”, ha informado el Centro Nacional de Huracanes de EE.UU. (NHC, por sus siglas en inglés).

Ha señalado, además, que el ciclón está desplazándose hacia Nicaragua, Honduras y El Salvador a una velocidad de 14 kilómetros por hora, con vientos máximos sostenidos de más de 250 km/h.

“Se espera que Iota siga siendo un huracán de categoría catastrófica 5 cuando se acerque a la costa de Nicaragua. Se esperan vientos extremos y una marejada ciclónica que amenaza vidas a lo largo de partes de la costa en el noreste de Nicaragua”, reza un mensaje del NHC, agregando que las lluvias también pueden provocar peligrosas inundaciones repentinas en algunas partes de Centroamérica.

Según la clasificación del organismo, un fenómeno de categoría 5 puede provocar “daños catastróficos”, como destrucción de viviendas, mientras que la caída de árboles y postes de electricidad amenaza con “aislar las áreas residenciales”. “Cortes de electricidad continuarán durante semanas hasta posiblemente meses. La mayor parte del área será inhabitable durante semanas o meses”, señaló el Centro.

Recientemente, Centroamérica fue afectada por el paso de la tormenta tropical Eta, que dejó al menos un centenar de fallecidos tras fuertes inundaciones, deslizamientos y cuantiosos daños materiales en varios países de la región. El pasado 9 de noviembre el fenómeno climático tocó tierra en el sur del estado de Florida, acompañado de intensas precipitaciones y peligrosas marejadas ciclónicas.

 

Fuentes: rt.com / dw.com