Un estudio encargado por el Ministerio alemán de Asuntos Exteriores reveló el surgimiento de un “movimiento de extrema derecha sin líderes, transnacional, de ideología apocalíptica y orientado a la violencia”, especialmente desde 2014, según un informe publicado hoy por el diario Die Welt.

De acuerdo con el informe, la pandemia de coronavirus permite a los ultraderechistas ampliar sus “esfuerzos de movilización en torno a mitos de la conspiración antigubernamental”, que tiene por objeto criticar las restricciones actuales, lo que se interpreta como el establecimiento de un “estado policial”.

Asimismo, señaló que la escena de ultraderecha está tratando de aprovechar el debate en torno a una vacuna contra el coronavirus que se lanzará próximamente para atraer el interés de los activistas antivacunas a su causa.

“Este ambiente es cada vez más activo y establece contactos a escala internacional. Hasta ahora se ha investigado poco sobre cómo y a través de qué canales se conectan los terroristas de derecha”, indicó el ministro de Asuntos Exteriores alemán, Heiko Maas, en declaraciones a Die Welt.

En su opinión, el estudio proporciona ahora una valiosa información sobre este tema.

“Para poder actuar mejor con nuestros socios contra las estructuras terroristas de derecha, hemos incluido el tema en el programa durante nuestra presidencia en el Consejo de la Unión Europea y en las Naciones Unidas y lo seguiremos muy de cerca”, declaró Maas, según reportó la agencia de noticias alemana DPA.

El estudio examinó los vínculos entre los extremistas de derecha violentos en Alemania, Estados Unidos, Francia y Gran Bretaña, así como en dos países escandinavos.

Diez de los doce menores de 18 años arrestados el año pasado en el Reino Unido por actividades terroristas estaban vinculados a la extrema derecha, según informó la unidad antiterrorista británica.

Esta proporción es muy alta en comparación con los datos de todos los grupos de edades, que muestran que el 20 % de los arrestos por terrorismo estaban vinculados a la ideología de extrema derecha.

El jefe de la unidad antiterrorista, Neil Basu, señaló que, mientras el terrorismo islámico es aún el mayor problema para el Reino Unido al ocupar el 80 % de su trabajo, las actividades de la extrema derecha es una creciente amenaza.

“Definitivamente, hubo un crecimiento en el material nacionalista en internet, literatura sobre supremacía blanca, cosas que son extremadamente perturbadoras”, indicó Basu, y añadió que hay grupos cerrados que se dedican a analizar la ideología nazi.

El documento fue elaborado por Counter Extremism Project, un grupo internacional de expertos sin fines de lucro.

Fuentes: tn.com.ar / 15minutos.com