Las fuerzas gubernamentales de Etiopía han finalizado las operaciones militares en la rebelde región de Tigray, anunció el primer ministro del país, Abiy Ahmed.

El jefe del Gobierno informó previamente que el Ejército entró en la capital de la región, Mekele, en lo que calificó del punto final de la operación de las fuerzas armadas nacionales.

“Me complace anunciar que hemos concluido las operaciones militares en la región de Tigray. Ahora nos centraremos en reconstruir la región y proveer la asistencia humanitaria, mientras que la policía federal procederá a detener a representantes del criminal FLPT (Frente de Liberación Popular de Tigray)”, escribió Ahmed en la red social Twitter.

 

El líder del FLPT, Debretsion Gebremichael, anunció mientras tanto a la agencia Reuters que el movimiento opositor continuará luchando contra las autoridades en aras de su “derecho a autodeterminación”.

El pasado 4 de noviembre las autoridades etíopes lanzaron una operación militar en la región de Tigray, en el norte de Etiopía, tras acusar al Frente de Liberación Popular, el partido gobernante en la región, de haber atacado dos bases del ejército federal. El FLPT negó el ataque y acusó a Adís Abeba de inventar un pretexto para la intervención militar.

Las autoridades centrales decretaron el estado de emergencia en Tigray, por un plazo de seis meses, y establecieron un gobierno interino, con un jefe nombrado desde Adís Abeba. El nuevo Ejecutivo sustituyó al gobierno regional, salido de las elecciones de septiembre pasado que, según Adís Abeba, fueron ilegítimas, porque los comicios en el resto de Etiopía se aplazaron debido a la pandemia de coronavirus.

El conflicto de Tigray ya provocó la huida de decenas de miles de civiles hacia el vecino Sudán.

 

Piden condenar “masacres”

Abiy Ahmed agregó que, tras haber “concluido con éxito” la “operación principal”, ahora deben “reconstruir lo que ha sido destruido; reparar lo dañado; retornar a los que han huido, con la máxima prioridad de devolver la normalidad a la gente de la región de Tigray”. El primer ministro remarcó que no se produjeron daños a la infraestructura ni al patrimonio histórico de la región, y recalcó que las Fuerzas Armadas salieron victoriosas gracias a la cooperación de los residentes de la ciudad, a quienes atribuyó el éxito de la operación.

Esta mañana, el gobierno regional de Tigray declaró que “desde ayer, Abiy Ahmed y las fuerzas eritreas han estado bombardeando con artillería pesada” la capital, y este domingo “principalmente contra lugares e infraestructuras civiles”. Fuentes diplomáticas confirmaron a EFE que había “fuertes explosiones en la parte central de Mekele y otra explosión en las afueras”, así como ataques a instalaciones pertenecientes al FPLT.

El gobierno local pidió a la comunidad internacional que “condene los ataques y masacres con artillería y aviones militares” cometidos contra “civiles e infraestructuras”, y prometió una “respuesta proporcional” al castigo que ellos han recibido. El líder de las fuerzas rebeldes agregó poco más tarde que ellos piensan seguir combatiendo a las fuerzas federales. Desde el inicio del conflicto, el pasado 4 de noviembre, cientos de personas han muerto y más de 43.000 etíopes han escapado al vecino Sudán.

 

Fuentes: sputniknews.com / dw.com / france24.com / Al Jazeera