En medio de un brote de COVID-19 en la prisión de Belmarsh de Londres, un experto independiente de la ONU apeló el martes a las autoridades británicas para que liberen a Julian Assange o lo pongan bajo arresto domiciliario vigilado durante los procedimientos de extradición a Estados Unidos.

“El señor Assange no es un convicto penal y no representa una amenaza para nadie, por lo que su prolongado aislamiento en una prisión de alta seguridad no es necesario ni proporcionado y claramente carece de base legal ”, dijo Nils Melzer, relator especial de la ONU sobre la tortura.

El fundador de WikiLeaks está detenido desde 2010 después de que su sitio publicara información diplomática clasificada. Se espera una decisión sobre la extradición a Estados Unidos a principios del año nuevo.

Castigo inhumano

El experto de la ONU hizo la llamada en medio de informes de que 65 de los 160 presos de Belmarsh han contraído el coronavirus, incluido un número en el ala donde se encuentra detenido Assange.

Al pintar un cuadro del sufrimiento progresivamente severo infligido al Sr. Assange por su prolongado confinamiento solitario, el Relator Especial sostuvo que no solo equivale a una detención arbitraria, sino también a tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes.

Además, dada su condición médica preexistente, el Sr. Melzer expresó especial preocupación por la exposición al COVID-19.

“Las medidas de descongestión carcelaria observadas en todo el mundo en respuesta al COVID-19 deben extenderse a todos los reclusos cuyo encarcelamiento no es absolutamente necesario”, dijo el Relator Especial. “En primer lugar, las medidas alternativas no privativas de la libertad deben extenderse a aquellos con vulnerabilidades específicas, como el Sr. Assange, que padece una afección respiratoria preexistente”.

 

Una historia de privaciones

En una opinión emitida en diciembre de 2015, el Grupo de Trabajo de la ONU sobre la Detención Arbitraria concluyó que desde su arresto el 7 de diciembre de 2010, el Sr. Assange había sido sometido a diversas formas de privación arbitraria de libertad, incluidos 10 días en la prisión de Wandsworth de Londres; 550 días de arresto domiciliario; y casi siete años de autoreclusión en la Embajada de Ecuador en Londres, bajo amenaza de arresto si abandonaba el edificio.

Además, desde abril de 2019, Assange ha estado recluido en un aislamiento casi total en Belmarsh.

“Las autoridades británicas detuvieron inicialmente al Sr. Assange sobre la base de una orden de arresto emitida por Suecia en relación con acusaciones de conducta sexual inapropiada que desde entonces han sido retiradas formalmente por falta de pruebas”, dijo Melzer.

“Hoy está detenido con fines exclusivamente preventivos, para garantizar su presencia durante el juicio de extradición estadounidense en curso, un proceso que bien puede durar varios años”.

 

Un llamado a la libertad

En el contexto de los riesgos significativos asociados con su encarcelamiento continuo y las preocupaciones sobre su trato y las condiciones de detención, el experto de la ONU reiteró los llamamientos anteriores para que Assange sea liberado de inmediato o puesto bajo arresto domiciliario vigilado.

 

Los derechos de Assange han sido severamente violados durante más de una década ”, afirmó el Relator Especial. “Ahora se le debe permitir llevar una vida familiar, social y profesional normal, recuperar su salud y preparar adecuadamente su defensa contra la solicitud de extradición de Estados Unidos pendiente en su contra”.

El experto también reiteró su llamado a las autoridades británicas para que no lo extraditen a los Estados Unidos debido a serias preocupaciones sobre derechos humanos.

Los relatores especiales son nombrados por el Consejo de Derechos Humanos de la ONU con sede en Ginebra para examinar e informar sobre un tema específico de derechos humanos o la situación de un país. Los expertos no son personal de la ONU ni se les paga por su trabajo.

 

Fuente: news.un.org