Autoridades locales de la provincia de Katsina – donde fueron secuestrados más de 300 estudiantes por Boko Haram la semana pasada – confirmaron la liberación, según informaron las agencias Reuters y AFP. Esta última agencia confirma que el número total de liberados asciende a 334. “Hemos recuperado a la mayoría de ellos. No están todos”, afirmó al canal estatal NTA el gobernador de la provincia, Aminu Bello Masari.

En la misma entrevista, el gobernador Aminu Bello Masari confirmó que las fuerzas de seguridad habían acordonado la zona donde los estudiantes estaban retenidos y habían recibido instrucciones de no disparar un solo tiro. “Ya habíamos establecido un contacto indirecto para tratar de asegurarnos de que la liberación de los niños se realizara sin daño alguno”, dijo Masari. “Agradecemos a Dios que hayan seguido nuestro consejo y no se haya disparado ni un solo tiro”.

AFP asegura que fuentes de seguridad les han confirmado que parte de los niños se encuentran aún en manos de los yihadistas. “Los bandidos los abandonaron en el monte después de tomar el rescate que pidieron”, afirma dicha fuente, que ha preferido no ser nombrada.

Según Aminu Bello Masari, los estudiantes se encuentran de camino a Katsina y pasarán un examen médico antes de poder reunirse con sus familias el próximo viernes.

Boko Haram publicó este jueves un vídeo con los que serían los niños secuestrados

Esta noticia se da después de que el grupo yihadista Boko Haram publicara este jueves un vídeo en donde supuestamente se ven a varios de los niños secuestrados la semana pasada. En las imágenes, grabadas en una zona boscosa, se aseguraba que los niños secuestrados eran 520 y no 300 como afirmaban las autoridades. Está por comprobar la veracidad de estas afirmaciones.

Uno de los niños pedía entre lágrimas que el Gobierno negociara y no intentara un rescate por la fuerza. “Hemos sido capturados por la banda de Abu Shekau (Abubakar Shekau, líder de Boko Haram). Algunos de nosotros fueron asesinados”, afirmaba un escolar visiblemente angustiado en inglés y hausa. En el vídeo no se aportan pruebas de las supuestas muertes.

Desde el momento del secuestro, se especulaba con la posibilidad de que tuviera la firma del grupo yihadista Boko Haram. El Gobierno, sin embargo, se negaba a aceptar esta hipótesis, pese a que el pasado martes el líder del grupo, Abubakar Shekau, reivindicó el secuestro a través de una nota de voz.

El noroeste de Nigeria, nuevo escenario de acción para Boko Haram

Hasta ahora, Boko Haram solo había tenido actividad en el noreste del país. Con este ataque, el grupo manda un mensaje de fuerza: su capacidad de acción se ha extendido también al noroeste de Nigeria. Hasta el momento, esta zona del país sufría la violencia de diferentes grupos armados, pero no tenían relación con el yihadismo.

Este miércoles, decenas de personas se manifestaban en Katina – capital de la provincia del mismo nombre, en donde fue perpetrado el secuestro – contra la política del Gobierno frente a esta violencia, en respuesta al llamamiento de la Coalición de Grupos del Norte (GNC), una ONG que lucha por el bienestar de las regiones del norte del país.

“El norte de Nigeria ha sido abandonado a la merced de viciosos insurgentes, bandidos, secuestradores, ladrones armados, violadores y una variedad de criminales empedernidos”, dijo Balarabe Ruffin, coordinador nacional de GNC.

Las bandas criminales que operan en el noroeste nigeriano han matado a más de 1.100 personas sólo en la primera mitad de 2020, según Amnistía Internacional.

 

Por  Rodrigo Sedano

Fuente: france24.com