Aldeas enteras fueron arrasadas y por lo menos dos personas murieron en Fiyi, entre ellas un bebé de tres meses y un hombre de aproximadamente 45 años de nombre Ramesh Chand, durante el paso del superciclón Yasa en el archipiélago, donde los socorristas intentaban este viernes (18.12.2020) llegar a las zonas más afectadas para evaluar los daños.

El ciclón de categoría 5, la más elevada, golpeó el jueves por la noche Vanua Levu, la segunda isla más grande de Fiyi, donde muchas casas quedaron destruidas por la tormenta.

Los servicios meteorológicos de la isla habían anunciado ráfagas de 345 km/h. La tormenta ha provocado inundaciones, deslizamientos de tierra y cortes de energía antes de alejarse del archipiélago por el sureste el viernes y perder intensidad hasta un ciclón de categoría 3.

Zalim Hussein, un habitante de la pequeña localidad de Savusavu, en la isla de Vanua Levu, contó que temió por su vida cuando se refugió en su vivienda a oscuras, mientras el viento destrozaba las casas a su alrededor. “Escuchaba los tejados de las casas volar, los árboles caer y las ramas romperse mientras olas enormes rompían en la costa”, dijo a la AFP.

Por su parte, el primer ministro de Fiyi, Frank Bainimarama, defensor desde hace años de una acción internacional más enérgica contra el cambio climático, atribuyó la fuerza del tifón Yasa al calentamiento del planeta. “Esto no es normal. Hay una emergencia climática”, dijo en un tuit.

El super ciclón Yasa arrasó aldeas enteras mientras atravesaba Fiyi, dijeron este viernes (18.12.2020) los organismos de ayuda, que informaron de la muerte de al menos dos personas, mientras los trabajadores de rescate corrían hacia las comunidades más afectadas en las zonas aisladas de la nación insular del Pacífico Sur.

Con vientos de hasta 240 kilómetros por hora, el Yasa arrasó desde la tarde del jueves Vanua Levu, la segunda isla más grande de Fiyi, en donde se desplazó lentamente durante la noche, destruyendo viviendas, cultivos, y dejando a varios poblados sin electricidad ni comunicaciones.

Según la Oficina Nacional de Gestión de Desastres Nacional, cerca de 23.500 personas se encuentran realojadas en 457 centros de evacuación, aunque si bien se desconoce la magnitud de los daños, las fotografías publicadas en las redes sociales muestran diversos ejemplos de la destrucción.

“Continuaremos evaluando la escala de daños en los próximos días”, dijo Vasiti Soko, director de esa entidad. “Pero es probable que estemos viendo cientos de millones de dólares”, advirtió.

Soko añadió que darían más detalles sobre las víctimas en las próximas horas.

FBC News informó que uno de los fallecidos era un granjero de 46 años, que estaba refugiándose del ciclón en su casa en la ciudad de Lovelove, en la isla de Vanua Levu, cuando parte de la estructura cayó sobre él.

El gobierno fiyiano, que declaró el jueves el estado de desastre durante 30 días a consecuencia del ciclón, advirtió este viernes de que la alerta por el Yasa sigue vigente en la zona oriental de Viti Levu, así como otras localidades e islas cercanas.

El Servicio Meteorológico de Fiyi, que informó este viernes que Yasa, uno de los más fuertes que ha golpeado Fiyi en las últimas décadas, ha pasado a la categoría cuatro y se “está debilitando rápidamente”.

El Yasa, que se espera que tenga vientos con un promedio de 155 kilómetros por hora, con ráfagas de hasta 220 kilómetros por hora, se desplaza a una velocidad de 18 kilómetros por hora hacia el sureste para salir el sábado por la mañana del territorio fiyiano en su camino hacia Tonga, agregó este servicio gubernamental.

Además del Yasa, el ciclón Zazu golpea el Pacífico Sur, cuya temporada de ciclones se da cada año entre noviembre y abril, y se dirige hacia Tonga.

 

Fuente: dw.com