Washington agradeció el martes la apelación de la fiscalía paquistaní contra la liberación de un extremista británico condenado por el asesinato en 2002 del periodista estadounidense Daniel Pearl en Pakistán.

“Nos enteramos de que las autoridades paquistaníes han tomado medidas para garantizar que Omar Sheikh permanezca detenido mientras la Corte Suprema apela para restablecer su condena”, dijo el secretario de Justicia interino de Estados Unidos, Jeffrey Rosen, en un comunicado.

Un tribunal paquistaní ordenó el 24 de diciembre la liberación del extremista paquistaní-británico Ahmed Omar Saeed Sheikh, condenado por el asesinato de Pearl.

Este mismo tribunal canceló la sentencia de muerte de Sheikh meses atrás, pero una apelación presentada ante la Corte Suprema de Pakistán retrasó su liberación.

Daniel Pearl, de 38 años, corresponsal del diario estadounidense The Wall Street Journal, desapareció el 23 de enero de 2002 en Karachi.

Un video que muestra su decapitación fue presentado un mes después al consulado de Estados Unidos.

El tribunal provincial dictaminó que Omar Saeed Sheij debía ser liberado, después de determinar en abril que la pena de muerte impuesta contra él por un tribunal inferior hace 18 años se basó en pruebas defectuosas y también suspendió las cadenas perpetuas dictadas contra tres cómplices.

Los cuatro procesados deberían haber salido de prisión tras el fallo dictado por el Tribunal Supremo de Sindh el 2 de abril, pero no fueron liberados. En lugar de salir de la cárcel, volvieron a ser arrestados en aplicación de una ley de seguridad pública que permite a las autoridades detener a cualquier persona que sea considerada una amenaza al orden público.

Tanto la familia de Pearl como el gobierno regional de Sindh han recurrido ante el Tribunal Supremo la decisión del tribunal superior de poner en libertad a los cuatro procesados.

Pearl, que era el corresponsal en el sureste de Asia del diario estadounidense ‘The Wall Street Journal’, fue secuestrado, torturado y decapitado en la ciudad de Karachi, en el sur de Pakistán, en 2002. El reportero era uno de los periodistas que estaban en Pakistán para informar sobre las consecuencias de la caída del régimen talibán en el vecino Afganistán.

 

Fuentes: Europapress / infobae.com