Al menos 28 personas perdieron la vida y 13 resultaron heridas este miércoles, en un ataque terrorista perpetrado contra el autobús en el que viajaban en la provincia de Deir Ezzor, en el este de Siria.

Según informó el corresponsal de SANA, el ataque se produjo sobre las 16.00, cuando el autobús se desplazaba por la carretera entre las ciudades de Deir Ezzor y Palmira, cerca de la zona de Kabajib.

“Es uno de los ataques más mortíferos tras la caída del califato del Estado Islámico”, indicó a la AFP el director del OSDH, Ramiabdel Rahman. El atentado se produjo en la provincia de Deir al Zur, cerca de la localidad de Chula, en el este del país. Según los informes, los atacantes tendieron una emboscada al hacer explotar varias bombas al lado de la carretera, para luego disparar contra los militares.

Los heridos, según agregó el corresponsal, fueron trasladados a los hospitales de Deir Ezzor para recibir tratamiento.

Células remanentes de la organización terrorista de Daesh atacan en las zonas del desierto sirio y reciben apoyo de las fuerzas del ocupante estadounidense que ocupa la zona de al-Tanf, cerca de las fronteras sirio-iraquíes-jordanas.

Derrotado, pero activo

Una fuente militar siria consultada por la agencia de noticias Efe aseguró que los fallecidos eran “civiles” y que el ataque fue perpetrado por “remanentes” del Estado Islámico a la altura de Kobajjep, en el desierto del centro del país, donde a menudo se producen enfrentamientos con las tropas leales a Bashar al Assad. Por el momento, sin embargo, EI no ha reivindicado a autoría del ataque.

Tras haber autoproclamado su califato en 2014 en partes del territorio sirio e iraquí, el EI sufrió una derrota tras otra antes de perder el control de la mayoría de sus territorios en Siria en marzo de 2019. Pese a ello, grupos yihadistas continúan cometiendo atentados contra soldados del Ejército sirio o de las milicias kurdas en la provincia central de Homs o en la de Deir Ezzor, fronteriza con Irak.

 

Fuentes: sana.sy / dw.com / R&U Videos