Una región de África y cuatro países experimentan graves crisis humanitarias que provocarán que 10,4 millones de niños sufran desnutrición aguda en 2021 debido a la escasez de alimentos, la pandemia y una inminente hambruna, ha alertado este miércoles el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF).

República Democrática del Congo, el noreste de Nigeria, la región de Sahel Central, Sudán del Sur y Yemen son “países que sufren las consecuencias de conflictos, desastres y del cambio climático”, y en los que “la COVID-19 ha convertido una crisis nutricional en una catástrofe inminente”, ha lamentado la directora ejecutiva de UNICEF, Henrietta Fore.

En este sentido, “las familias que ya afrontaban dificultades para alimentarse están ahora al borde de la hambruna. No podemos permitir que sean las víctimas olvidadas de 2020”, ha urgido Fore, que ha instado a los actores humanitarios sobre el terreno y a la comunidad internacional a ampliar urgentemente el acceso y apoyo a los servicios de nutrición, salud y agua y saneamiento para los niños y familias.

Para esto, UNICEF ha hecho un llamamiento por valor de más de mil millones de dólares para apoyar los programas de nutrición infantil en los países afectados por crisis humanitarias durante 2021.

 

Fuente: alahednews.com.lb