El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Una situación de extrema tensión se produjo este miércoles en los Estados Unidos por la protesta que realizaban los seguidores del saliente presidente Donald Trump en el ingreso del Capitolio. Por la manifestación, el Senado suspendió el debate del Colegio Electoral en el que se confirmará la victoria de Joe Biden.

El caos y las corridas se extendieron durante gran parte de la tarde y al menos una persona resultó herida de bala en el asalto de los manifestantes a favor de Trump en el Congreso estadounidense, según confirmaron fuentes de los servicios de emergencia al canal local de Fox.

Imágenes de MSNBC mostraron a una mujer siendo trasladada en camilla con una fuerte hemorragia y se oyó a algunos legisladores gritando que se habían “escuchado disparos”.

Miembros de la seguridad del Capitolio desenfundaron armas en el salón de plenos de la Cámara de Representantes.

Trump pide calma

En medio del tumulto, mientras la policía intentaba dispersar con gases lacrimógenos a los manifestantes, el propio Trump llamó a la calma. Y pidió a sus seguidores a “permanecer pacíficos”.

“Por favor apoyen a la Policía del Capitolio y a las fuerzas del orden”, dijo Trump en Twitter más de una hora después de que manifestantes rompieran el cordón de seguridad.

“Ellos están verdaderamente del lado de nuestro país”, dijo Trump. “¡Manténganse pacíficos!”, añadió.

Poco después, también en Twitter, Trump subió un video en el que pidió a sus seguidores en Washington que se fueran “a casa”.

Algunos manifestantes aprovecharon las estructuras desplegadas para la toma de posesión del presidente electo, el demócrata Joe Biden -prevista para el 20 de enero- para escalar y acercarse a la escalinata del Congreso.

La policía ordenó al personal abandonar el edificio Cannon y otras oficinas que flanquean el Palacio legislativo, en el centro de Washington.

Denuncian un intento de “golpe de Estado”

Varios legisladores de Estados Unidos denunciaron un intento de “golpe”, mientras se extendían los incidentes.

“Una turba irrumpió en el Capitolio de Estados Unidos para revertir una elección. Un golpe en marcha”, tuiteó la representante Val Demings.

“Esto es anarquía. Es un intento de golpe. Y está ocurriendo en Estados Unidos a causa de legisladores ilícitos”, dijo por su parte el congresista Seth Moulton.

​Según medios locales, se pudo ver al vicepresidente saliente, Mike Pence, que presidía la sesión conjunta, salir corriendo de la cámara del Senado en medio de los sonidos de los manifestantes que rodeaban el Capitolio.

El presidente culpa a su vice, Mike Pence

Mientras la capital de Estados Unidos se sumergía en una violencia pocas veces vista allí, Donald Trump agitó aún más la aguas y acusó del caos a su vicepresidente. por no haberse arrogado poderes -que no le otorga la Constitución- para revocar su derrota electoral de su rival.

Antes del caos que obligó a suspender la sesión parlamentaria, el mandatario republicano había llamado a su vicepresidente a no certificar el triunfo de Biden.

“Si Mike Pence hace lo correcto, ganamos las elecciones. Tiene el derecho absoluto de hacerlo”, sostuvo Trump.

“Mike Pence tendrá que ayudarnos, y si no lo hace, será un día triste para nuestro país”, agregó el presidente, quien además tildó de “débiles” a los legisladores republicanos que planeaban confirmar a Biden como futuro presidente.

Pero Pence rechazó el pedido. El vicepresidente echó por tierra las declaraciones del jefe de la Casa Blanca sobre su supuesto poder para revocar el resultado de las elecciones en el Congreso del país, y calificó de “antiético” que el vicepresidente tenga autoridad para poder llevar a cabo ese movimiento.

 

Fuentes: clarin.com / Global News / C-SPAN / Crossroads with Joshua Philipp / Reuters