La organización defensora de derechos humanos Human Rights Watch (HRW), alertó sobre la consolidación de dictaduras en América Latina, con los regímenes en Cuba, Venezuela y Nicaragua. En su informe anual, resaltó la ausencia de liderazgo para defender los derechos humanos en la región.

Las “dictaduras” en Cuba, Venezuela y Nicaragua contribuyeron a que el 2020 fuera uno de los perores años de América Latina en materia de derechos humanos. Así lo aseguró Human Rights Watch en su informe anual difundido este miércoles 13 de enero.

La organización aseguró que los gobernantes de esos países “consolidan” sus regímenes “dictatoriales”, pues indicó que, a pesar de la presión internacional, de las denuncias y las evidencias sobre crímenes atroces de las que esas tres Administraciones son responsables, “están más fuertes que nunca”.

“El año pasado ha sido probablemente uno de los peores años para los derechos humanos, yo me atrevería a decir, en las últimas tres décadas”, aseguró el director de HRW para las Américas, José Miguel Vivanco, en la presentación del Informe Mundial 2021, que realizó la organización dedicada a investigar y promover los derechos humanos.

Vivanco: Venezuela eliminó “la última reserva democrática del país”

En el caso de Venezuela, Vivanco dijo que es ejemplo de uno de los “casos más dramáticos” de las arbitrariedades en la región, tras “eliminar la última reserva democrática del país”, en referencia a las acciones del chavismo con las que arrebató el control de la Asamblea Nacional, que en las elecciones de 2015 había ganado la oposición con una contundente victoria en las urnas.

Las elecciones del pasado diciembre estuvieron boicoteadas por los adversarios del chavismo y estuvieron plagadas de denuncias de fraude, especialmente luego de que la Administración de Nicolás Maduro nombrara a directores del CNE, encargado de supervisar las elecciones. Una decisión que, según la Constitución del país, le corresponde a la Asamblea Nacional, para ese momento de mayoría opositora.

Asimismo, el Tribunal nombró en puestos de liderazgo a figuras a la sombra del partido gobernante, ampliamente conocidas como aliados del chavismo.

Como consecuencia de lo que califica como una dictadura, el director para las Américas de HRW destacó que “Venezuela es también ejemplo de una crisis muy profunda de carácter humanitario, una emergencia humanitaria que ha generado un éxodo masivo de venezolanos al resto de la región”.

Con respecto a Cuba, Vivanco señaló fallas ante la falta de un consenso internacional para condenar y presionar por el fin de los “abusos” de su Gobierno sobre los ciudadanos.

También dijo que la condena por parte de algunos países hacia el embargo de Estados Unidos a la isla genera una división internacional que es aprovechada por la Administración de Miguel Díaz-Canel.

Sobre Nicaragua dijo que la situación se ha vuelto más crítica, debido a las nuevas legislaciones impulsadas por el presidente Daniel Ortega recortan todo tipo de libertades y reprimen a los ciudadanos.

HRW señala que Brasil y México están dirigidos por presidentes “populistas” y “demagogos”

José Miguel Vivanco indicó que en parte la permisividad en la violación a los derechos humanos en estas naciones se debe a la falta de liderazgo en la región, que hace más difícil enfrentar a las dictaduras.

“Esto es especialmente notorio porque los dos gigantes de América Latina, los países más poblados, de mayor peso y que ejercen obviamente una enorme influencia en su región, y me estoy refiriendo fundamentalmente a Brasil y a México, están liderados por líderes populistas, por demagogos”, señaló.

Según Vivanco, aunque los Gobiernos de Jair Bolsonaro y Andrés Manuel López Obrador “representan puntos opuestos del espectro ideológico, en ambos casos hay un desprecio profundo por los valores democráticos, por las libertades públicas, por los derechos humanos, por el Estado de derecho”.

Agregó que en México las violaciones a los derechos humanos, incluidas torturas, desapariciones forzadas, abusos contra los migrantes, ejecuciones extrajudiciales y ataques contra los periodistas y defensores de derechos humanos continúan durante el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

 

Por Yurany Arciniegas

Fuente: france24.com