La policía detuvo al opositor ruso Alexei Navalny este domingo (17.01.2021) a su llegada al aeropuerto moscovita de Sheremétievo, cuando se disponía a pasar el control de pasaportes, reportaron las agencias de noticias Reuters y AFP.

Los servicios penitenciarios rusos habían advertido que detendrían al crítico del Kremlin a su llegada desde Berlín, donde se recuperó de un presunto envenenamiento, por violar las condiciones de una condena con suspensión de pena de 2014.

El servicio de prisiones asegura que la detención responde a múltiples violaciones de su libertad condicional y de los términos de una sentencia suspendida de 2014. Precisamente por esta condena, las autoridades habían emitido una orden de captura contra Navalny hace una semana. Permanecerá bajo custodia a la espera de que los tribunales rusos tomen alguna decisión sobre su caso: la autoridad penitenciaria pide, por ejemplo, que las cortes levanten la suspensión de la condena de 2014 para que cumpla los tres años y medio de prisión a los que fue condenado.

El opositor llevaba desde agosto de 2020 en Alemania, donde llegó en estado de coma provocado por un supuesto envenenamiento. En ese momento, el envenenamiento era solo una sospecha, pero poco después las autoridades alemanas confirmaron que habían detectado en el cuerpo de Navalny rastros del agente nervioso Novichok, un fármaco desarrollado como arma química por la Unión Soviética.

Tras meses de recuperación, Navalny decidió volver a Rusia para defender su inocencia. El opositor mantiene que todos los cargos formulados en su contra han sido “fabricados” por el Kremlin y además acusa a las autoridades rusas y al presidente, Vladimir Putin, de ser los responsables de su envenenamiento. El Kremlin ha negado repetidamente estos señalamientos.

 

Fuentes: dw.com / france24.com