Se va Donald Trump, pero queda el daño causado por el presidente a la imagen de Estados Unidos. La autoridad del país norteamericano en la arena global ha quedado seriamente afectada, sobre todo en Europa, revela un sondeo.

Una encuesta llevada a cabo en 11 países de Europa revela que hay gran escepticismo en que el nuevo presidente de EEUU, Joe Biden, pueda detener el declive de su país en el escenario político mundial. Los resultados del sondeo, realizado por el Consejo Europeo de Relaciones Exteriores, se publicaron en el diario alemán Süddeutsche Zeitung.

De las cerca de 15.000 personas encuestadas en países como Alemania, Francia, y España a finales de 2020, menos de la mitad de ellas cree que, bajo el mando de Biden, Estados Unidos logrará controlar sus disputas internas y que ayudará a resolver problemas internacionales como el cambio climático, los conflictos en Oriente Medio y la cuestión de la seguridad europea.

Por otro lado, casi un tercio de los encuestados cree que no se puede confiar en los estadounidenses después de que eligieran a Trump en 2016. En Alemania, un 53% de las personas consultadas emitió esta opinión. En ninguno de los países que participaron en la encuesta la desconfianza en EEUU es mayor.

Si bien la encuesta se realizó antes del reciente asalto al Capitolio, ya en aquel entonces uno de cada seis encuestados declaró que considera que el sistema político estadounidense está roto.

La drástica pérdida de confianza en el país norteamericano se puede notar también en el hecho de que dos tercios de los consultados creen que sus países no deberían depender de la ayuda estadounidense en caso de una crisis grave. Además, uno de cada tres participantes se manifestó a favor de que Europa se ocupe de sus propios recursos militares en lugar de depender mayormente de los estadounidenses en esta esfera.

Asimismo, parece haber una voluntad muy limitada entre los europeos de apoyar a Estados Unidos en posibles disputas internacionales. En los 11 países en que se llevó a cabo el sondeo, al menos la mitad de los encuestados cree que sus gobiernos deberían adoptar una postura neutral en el caso de un conflicto entre Estados Unidos y China. Con relación al país asiático, la mayoría cree que superará a Estados Unidos como principal potencia mundial en la próxima década.

La investigación ha demostrado claramente, concluyen sus autores, que la Administración Biden tiene todas las razones para temer no solo un agravamiento en los conflictos internos, sino también un empeoramiento de la actitud hacia EEUU por parte de los europeos.

 

Fuente: sputniknews.com