El estado brasileño del Amazonas anunció este sábado que sólo permitirá la circulación de personas y el comercio para actividades esenciales, en un intento de poner freno a un severo repunte de casos y muertes derivado de la segunda ola de la pandemia.

Tras una reunión de autoridades “quedó definida la ampliación para 24 horas del periodo de restricción de circulación de personas en el estado, durante siete días, a partir del 25 de enero”, indicó la gobernación en un comunicado.

“Esa es una medida para que las personas disminuyan las aglomeraciones y consecuentemente quebremos la cadena de transmisión del virus”, dijo el gobernador, Wilson Lima, citado en el boletín.

Durante el periodo de restricción, que Lima se negó a llamar cuarentena, solamente podrán funcionar los mercados y supermercados, las panaderías, las farmacias, las estaciones de combustible y “servicios esenciales” de salud y seguridad.

Apenas una persona de cada núcleo familiar podrá ingresar a los establecimientos que estén atendiendo y las industrias podrán funcionar en turnos de 12 horas, salvo aquellas que produzcan alimentos o productos farmacéuticos u hospitalarios, según el decreto, que será publicado el domingo.

Además, la medida establece vedas para el comercio y el transporte de carga. Solamente se podrán vender productos de higiene, limpieza, alimentación y medicinas en los locales que tienen permiso para operar, y únicamente serán autorizadas las cargas de mercancías que se consideren esenciales, reseñó AFP.

La falta de unidades de cuidados intensivos disponibles y la escasez de oxígeno tienen en alerta al estado amazónico y a su capital Manaos, que además el jueves tuvo que suspender por un día la campaña de vacunación contra el covid-19 tras denuncias de fraude en la administración de dosis a personas de grupos no prioritarios.

Amazonas, con más de 245.000 casos y casi 6.900 muertos, tiene la mayor proporción de muertos (166/100.000) de los 27 estados brasileños. A nivel nacional, Brasil registra más de 215.000 fallecidos por covid-19, con un promedio de 102 decesos por 100.000 habitantes.

La virulencia de la segunda ola de la pandemia en Amazonas podría deberse a una variante del virus, más contagiosa, surgida en la región.

 

Fuente: ntn24.com