El declive de Estados Unidos es inminente, opina el decano del Instituto de Relaciones Internacionales de la Universidad de Tsinghua en Pekín y uno de los politólogos chinos más influyentes, Yan Xuetong. Sin embargo, no será rápido ni repentino.

Yan concedió una entrevista al diario alemán Spiegel en la que describe cómo cambiará el mundo y qué países marcarán el futuro.

“Históricamente, todos los imperios entran en declive y así será en los próximos milenios. Los grandes imperios pasan por tres etapas: prosperidad, estancamiento y decadencia. La decadencia de Estados Unidos no me conmociona ni me sorprende. La cuestión es cómo se producirá”, destaca el politólogo.

 

Por ejemplo, el Reino Unido fue el estado más poderoso del mundo durante mucho tiempo y su ocaso fue largo y duró varias décadas, mientras que la Unión Soviética “se rompió como un vaso que cayó al suelo”, explica Yan. A su juicio, el deterioro de EEUU “seguirá más bien el escenario británico”

Asimismo, ya no hay credibilidad en la política exterior de EEUU ya que Trump la ha destruido por completo, lamenta el analista. Bajo su mandato, Washington ignoró los intereses de otros países, incluidos los de sus aliados.

“¿Cómo se puede confiar en un país cuando no se sabe lo que va a hacer?”, pregunta Yan.

El analista duda que Biden lleve a cabo una política aislacionista en el mismo espíritu de Trump, pero la cuestión es cuántos recursos será capaz de gastar en los asuntos exteriores. Recordó que el canal CBS recientemente preguntó a los estadounidenses cuál es la mayor amenaza para Estados Unidos y el 57% de los encuestados indicó que es alguna parte de la población de Estados Unidos, mientras que solo el 7% piensa que la mayor amenaza proviene de otras naciones.

“Esto significa que si Biden dedica mucha energía a la política exterior corre el riesgo de ser criticado por equivocarse en sus prioridades”, opina Yan. También expresó que la futura confrontación entre los dos gigantes se basará en la búsqueda de la superioridad tecnológica.

 

La competencia, la rivalidad y el enfrentamiento son la base de las relaciones entre las grandes potencias, pero las armas nucleares hacen imposible una guerra directa entre China y Estados Unidos. Incluso una guerra híbrida en la era digital se vuelve improbable; el núcleo del enfrentamiento entre China y Estados Unidos no será la expansión ideológica, sino la tecnológica, cree el politólogo chino.

“Preveo que la paz persistirá, pero será tensa”, resume el experto que también predice que la mentalidad digital-estratégica sustituirá a la mentalidad geoestratégica en 20 años.

Desde el final de la Guerra Fría, Estados Unidos ha sido la única superpotencia y el país más rico del mundo, por lo que muchos creen que este país siempre tiene la razón. Pero ahora que la economía de China crece más rápido que la de EEUU, cuando el país asiático maneja mejor la epidemia del COVID-19, la gente lo empieza a percibir de otro modo: los logros determinan la credibilidad, asegura el experto.

 

No obstante, China sigue siendo más débil que Estados Unidos en muchos aspectos: en tecnología, en innovación, en bienestar de los ciudadanos, en educación y, por supuesto, en el ámbito militar. Por eso, la potencia asiática aún no puede sustituir a Estados Unidos como ejemplo para el mundo.

“Si China quiere que el mundo crea en ella, el país debe conseguir éxitos permanentes y duraderos”, concluye Yan.

Fuente sputniknews.com