El presidente de Myanmar, U Win Myint, y la consejera de Estado del país, Aung San Suu Kyi, permanecerán detenidos hasta el 15 de febrero, confirmó este miércoles un miembro de la Liga Nacional para la Democracia (LND).

La Policía presentó cargos contra el presidente en virtud de la Ley de Gestión de Desastres Naturales y contra la consejera de Estado en virtud de la Ley de Exportaciones e Importaciones, dijo en su cuenta en las redes sociales Kyi Toe, miembro del comité de información del partido.

Los documentos de la Policía, difundidos en los medios sociales, explicaron que el presidente U Win Myint, junto con su familia, se reunió con gente en la campaña electoral de la LND el 20 de septiembre del año pasado antes de las elecciones generales de noviembre, y fue acusado de violar las medidas contra la COVID-19 establecidas por la Ley de Gestión de Desastres Naturales.

Suu Kyi fue acusada en virtud de la Ley de Exportaciones e Importaciones porque se encontraron radios portátiles que fueron importadas ilegalmente y usadas sin permiso en el registro de su residencia en Nay Pyi Taw, capital de Myanmar.

La Policía solicitó al tribunal la detención de los dos líderes por 15 días, del 1 al 15 de febrero. Destacó como razones “interrogar a testigos, solicitar pruebas y buscar asesoramiento legal”.

El Ejército y la Policía no han hecho por el momento ninguna declaración oficial.

La LND publicó este miércoles un comunicado en sus medios sociales, en el que pidió la liberación de los líderes detenidos, entre ellos el presidente y la consejera de Estado, reconocer los resultados de las elecciones generales de 2020 y detener todos los disturbios que están obstaculizando el proceso de convocatoria de la tercera sesión parlamentaria.

El presidente y la consejera de Estado fueron detenidos por el Ejército, junto con otros cargos de la LND a primeras horas del lunes. La oficina del presidente declaró más tarde el estado de emergencia durante un año y el poder estatal fue entregado al comandante en jefe de los Servicios de Defensa, según un comunicado del Ejército.

Según los informes policiales, la Policía acusa a Suu Kyi de haber encontrado en su vivienda un aparato de comunicación telefónica importado ilegalmente y cuyo uso solo está permitido por el Gobierno o el Ejército.

Aung San Suu Kyi se podría enfrentar a una pena de hasta tres años de cárcel por ese delito.

La Policía también presentó cargos contra el también depuesto presidente U Win Myint, que está acusado de quebrantar la ley de gestión de desastres naturales, entre los que se incluye la pandemia, al haber desplazado 220 vehículos para visitar algunas zonas junto a su esposa cuando la presencia de la covid-19 prohibía la reunión de más de 30 personas.

U Kyi Toe, miembro del comité central de comunicaciones de la Liga Nacional para la Democracia (LND), confirmó en Facebook los cargos contra el presidente y la consejera de estado depuestos.

 

Fuentes: almayadeen.net / dw.com