El daño económico que provocaría un posible rechazo del proyecto Nord Stream 2 por parte de Berlín sería enorme, pero el daño a las relaciones políticas entre los países como resultado de ese desenlace “no se puede calcular”, declaró a Sputnik Matthias Platzeck, jefe del Foro Germano-Ruso.
El expresidente del Partido Socialdemócrata (SPD) destacó que las sanciones “no condujeron ni conducirán a un cambio positivo en las relaciones entre Rusia y Europa, por el contrario, en los últimos años (…) las sanciones provocaron un empeoramiento de la situación”, aumentando el peligro de una escalada militar en Europa.
Para Platzeck, la suspensión del proyecto North Stream 2 “solo provocaría otro aislamiento de Rusia, probablemente por un tiempo muy largo”.
“Considero que eso no corresponde para nada a nuestros intereses”, agregó.
Los diputados del Parlamento Europeo habían aprobado por mayoría de votos una resolución con motivo del arresto del bloguero opositor Navalni en Rusia, en la que exigieron a la UE obstaculizar la implementación del proyecto Nord Stream 2 y recrudecer las medidas restrictivas antirrusas.
Estados clave como Alemania y Austria —socios del proyecto Nord Stream 2— subrayaron que no existe vinculación entre la situación de Navalni y la construcción del gasoducto, y que son dos asuntos que deben estudiarse aparte. La parte alemana subrayó que es un proyecto económico que debe realizarse.
El 2 de febrero, el bloguero opositor fue condenado a 3,5 años de prisión, incluidos los 10 meses que pasó bajo arresto domiciliario, es decir, si su recurso contra la sentencia no prospera, el opositor se enfrenta a dos años y ocho meses de cárcel.
Alexéi Navalni fue arrestado el 17 de enero en un aeropuerto de Moscú cuando regresaba de Alemania.
El 18 de enero la Justicia rusa condenó al opositor a 30 días de prisión preventiva.
A Navalni se le imputan los delitos de estafa contra la empresa de productos de belleza Yves Rocher y apropiación ilícita de fondos de la maderera Kirovles. El opositor rechaza todas las acusaciones en su contra y las considera políticamente motivadas.
Después del juicio, en el centro de Moscú tuvieron lugar concentraciones no autorizadas. También hubo protestas no acordadas los días 23 y 31 de enero en un centenar de ciudades rusas.
Fuente: sputniknews.com