El Ministerio de Exteriores del Gobierno de Bashar al-Assad señaló que Estados Unidos debe ceñirse a la “legitimidad internacional”. En Irak, las autoridades aliadas a Biden negaron haber suministrado información sobre el ataque estadounidense sobre milicias respaldadas por los iraníes.

El Gobierno de Bashar al-Assad rechazó este 26 de febrero el bombardeo que adelantó el Ejército estadounidense en el este del país, dirigido, según el Pentágono, a milicias respaldadas por Irán.

“Siria condena en los términos más fuertes el cobarde ataque de Estados Unidos en áreas de Deir al-Zor, cerca de la frontera entre Siria e Irak que va contra las leyes internacionales y la carta estatutaria de la ONU (…) y alerta de que esta agresión traerá consecuencias”, expresó el Ministerio de Relaciones Exteriores. “Se supone que (el Gobierno estadounidense) debe ceñirse a la legitimidad internacional, no a la ley de la selva, como la previa administración”, se lee en el comunicado.

Un oficial de una milicia iraquí cercana a Irán dijo que los bombardeos mataron a un militante e hirieron a otros cuatro. Fuentes médicas locales señalaron por su parte a Reuters que en el bombardeo fallecieron al menos 17 personas.

Funcionarios de Estados Unidos sostienen que la ofensiva fue “limitada” para mostrar que la Administración Biden actuará firmemente mientras trata de evitar una escalada de las tensiones regionales.

El bombardeo llega en medio de la incertidumbre acerca de la posibilidad de acercamientos entre Washington y Teherán para que ambos vuelvan a acogerse al acuerdo nuclear firmado en 2015.

El expresidente Donald Trump retiró unilateralmente a Estados Unidos del pacto en 2018 y desde entonces endureció sus sanciones contra Irán, que más tarde empezó a saltarse las restricciones acordadas aduciendo la falta de cumplimiento por parte de los estadounidenses.

Irán ha incrementado sus capacidades de almacenamiento de uranio enriquecido mientras Occidente, y particularmente los demás firmantes del pacto, temen que el país persa desarrolle su propio armamento nuclear.

El Gobierno ruso, aliado del presidente Al-Assad, pidió “respeto incondicional a la soberanía e integridad territorial de Siria”. Según la agencia de noticias RIA, el parlamentario Vladimir Dzhabarov señaló que “lo que ha pasado es muy peligroso y podría llevar a un escalamiento en toda la región”.

Según el Gobierno estadounidense, los bombardeos, que se realizaron en las primeras horas de este viernes 26 de febrero, estuvieron dirigidos a infraestructura del lado sirio que las milicias con respaldo iraní usan para traficar armas, personal e insumos. Funcionarios occidentales y algunos oficiales iraquíes han señalado a estos grupos de estar involucrados en los ataques contra bases estadounidenses en Irak en el último mes.

El Ejército iraquí, por su parte, negó haber intercambiado información con Estados Unidos para planear el ataque. Según la agencia estatal iraquí, las autoridades informaron que la cooperación de Irak con la coalición liderada por Estados Unidos en la región se limita a combatir al autodenominado Estado Islámico.

 

Los ataques contra posiciones estadounidenses en la región

El oficial de la milicia iraquí cercano a Irán dijo que los bombardeos afectaron puntos del grupo armado Kataeb Hezbolá en la frontera entre Siria e Irak. El grupo confirmó la muerte de uno de sus uniformados y lo identificó como Sayyid Rahi Salam Zayid al-Sharifi.

“El enemigo estadounidense persiste en su criminalidad y asesina a los protectores de la nación y el honorable pueblo del país”, dijo el grupo Kataeb Hezbolá. El comunicado añade que los estadounidenses “no están disuadidos de derramar sangre inocente siempre que el salario del asesinato se reciba de Arabia Saudita y los Emiratos”.

La Casa Blanca, por su parte, dijo este viernes que al ataque aéreo en Siria fue un “mensaje inequívoco”.

El pasado 15 de febrero, un contratista no estadounidense fue asesinado en una base con control de EE. UU. en el Aeropuerto Internacional de Erbil, en el norte de Irak, dirigido por los kurdos. Y en los días siguientes dispararon proyectiles a bases con fuerzas estadounidenses, cerca de la embajada de Estados Unidos en Bagdad.

El grupo Kataeb Hezbolá ha negado su participación en los ataques.

 

Por  César Rojas Angel

Fuente: france24.com