Un recuento de un investigador independiente, situado en Rangún, antigua capital de Myanmar, recoge este sábado la muerte de 93 manifestantes, lo que podría ser el día más violento desde el inicio de las protestas contra el golpe de Estado, reporta AP. 

Las cifras recopiladas por el investigador, que pidió no ser identificado por razones de seguridad, generalmente coinciden con la información de la Asociación de Asistencia a Presos Políticos, que documenta muertes y detenciones, y es considerada como fuente segura. AP, por su parte, no pudo confirmar el número de fallecidos de forma independiente.

De acuerdo al sitio de noticias Myanmar Now, al menos 114 personas murieron este sábado. Basándose en estas dos cifras, AP concluyó que este día podría ser el más cruel desde la llegada de los militares al poder. 

Los asesinatos se produjeron el Día de las FF.AA. de Myanmar, celebrado en la capital del país, Naipyidó, con un gran desfile. La oposición convocó para este sábado un masivo acto de protesta, con el objetivo de mostrar su descontento con la junta militar. En vísperas del acontecimiento, las autoridades advirtieron a los manifestantes sobre el peligro de ser disparados en la cabeza.

Las manifestaciones comenzaron en Myanmar a principios de febrero, desde que los militares se hicieran con el control del país y decretaran el estado de emergencia, además de detener a varios altos funcionarios nacionales, entre ellos, a la líder birmana y Premio Nobel de la Paz, Aung San Suu Kyi.

Diferentes países como EE.UU., Reino Unido y la Unión Europea condenaron la violencia en Myanmar.

Las muertes de este sábado se suman al número registrado en las protestas que se suceden en el país desde el golpe de Estado del 1 de febrero, y ya superan las 400.

Los militares tomaron el control del país del sudeste asiático después de que en las elecciones generales celebradas a principios de este año, el partido Liga Nacional para la Democracia que lidera Aung San Suu Kyi ganó por abrumadora mayoría.

¿Qué está pasando en las calles?

Los manifestantes decidieron reunirse este sábado a pesar de la amenaza de los militares sobre el uso de la violencia contra ellos.

La televisión estatal emitió una advertencia el viernes de que los manifestantes corrían el riesgo de recibir disparos “en la cabeza y la espalda”.

Las fuerzas de seguridad se desplegaron tratando de evitar las movilizaciones.

Imágenes que fueron compartidas en las redes sociales mostraban a personas con heridas de bala y familias de luto.

“Es una masacre, ya no es una represión”, calificó Kyaw Win.

La AAPP, que ha estado contabilizando el número de personas muertas y detenidas desde el golpe, estimaba que el número de fallecidos iba a aumentar en las próximas horas.

El sitio de noticias local Myanmar Now calculó el número de muertos en más de 90, mientras que Naciones Unidas dijo que estaba recibiendo informes de “decenas de muertos” y cientos de heridos en 40 lugares.

En Yangon, se registraron disparos contra el centro cultural de EE.UU. La embajada de Estados Unidos en el país dijo que el ataque no causó heridos.

Testigos y fuentes reportaron a la BBC sobre muertes de manifestantes en las ciudades y municipios de Magway, Mogok, Kyaukpadaung y Mayangone.

También se informó de muertes en las calles de la segunda ciudad más grande del país, Mandalay, mientras los manifestantes portaban la bandera de la Liga Nacional para la Democracia (NLD), el partido de la líder civil detenida de Myanmar Aung San Suu Kyi e hicieron su tradicional saludo antiautoritario de tres dedos.

Fuentes: rt.com / bbc.com / Global News