El presidente Alberto Fernández habló tras el anuncio de las nuevas restricciones para intentar frenar el incremento de contagios de coronavirus en medio de la segunda ola que preocupa al Gobierno y cargó contra los opositores que lo critican.

“Hay que se un imbécil profundo o una muy mala persona para decir que hago esto para evitar las PASO“, dijo, indignado, al criticar el comunicado de Juntos por el Cambio en el que la oposición cuestionó las medidas restrictivas ante la pandemia.

En ese texto, JxC afirmó: “Nos parece particularmente preocupante que frente al fracaso de la estrategia sanitaria del gobierno nacional la respuesta repetida sea insistir con restricciones excesivas y mal calibradas”.

Fernández se enojó con lo que vinculan las decisiones presidenciales con la posible postergación de las PASO, un proyecto que avanza en el Congreso por impulso oficialista. “Leí el comunicado. Era impactante, se oponían porque sí. Me quito el traje de presidente, me visto de ser humano, y no me es grato ver chicos contagiados, que se pasan la botella de cerveza transmitiendo el virus. Después contagian a sus padres y abuelos”, dijo.

“Lo que estoy haciendo no es más que lo que hace el mundo. Ayer un imbécil me llamaba dictador. ¿Cuál es la dictadura? ¿Cuidar a la gente? Miren los números, 20 mil casos. Hay que ser un imbécil profundo para decir esas cosas o una muy mala persona. Dicen que estoy haciendo esto para evitar las PASO. Por favor, cómo pueden pensar semejante barrabasada. Si tengo que perder una elección por esto la pierdo”, lanzó.

Sobre las medidas anunciadas señaló: “Los contagios se dan en los transportes y en las reuniones sociales”, afirmó en diálogo con Radio Con Vos. Y pidió a las personas no circular con otra gente “exponiéndose” a contraer el virus.

Además, negó tener discrepancias con el jefe de Gobierno de la Ciudad, Horacio Rodríguez Larreta, respecto a la nocturnidad. Y destacó que desde el criterio epidemiológico lograron llegar a un acuerdo.

“Me dijo (Larreta) que cerrar los restoranes a 10 de la noche podía generar un daño innecesario a la gastronomía y que él se comprometía a reducir el aforo y controlarlo, que solo se pueda comer al aire libre y no en lugares cerrados, ponerse más exigente con los protocolos y yo atendí a esos argumentos”, manifestó.

Sin embargo, insistió en remarcar que las personas tengan responsabilidad ciudadana y que se eviten las reuniones sociales, que es donde se producen los contagios.

Críticas a la oposición

El jefe de Estado también criticó duramente el comunicado de Juntos por el Cambio y las críticas de dirigentes de la oposición a las nuevas restricciones anunciadas.

Días atrás, la mesa nacional de Juntos por el Cambio pidió “defender la mayor normalidad posible” ante la segunda ola de contagios y si bien dejaron abierto el escenario para negociar una postergación de las Primarias, pusieron como condición que haya garantías de que no se suspendan ni se unifiquen con las generales.

“Lo que digo es que cuando la historia se escriba quiero que me pongan del lado de los que cuidaron la vida de los argentinos y si pierdo una elección por eso, la pierdo. Pero me voy a dormir en paz”, sentenció.

El mandatario defendió la cuarentena estricta implementada el año pasado y aprovechó para criticar las gestiones de María Eugenia Vidal y de Mauricio Macri.

“Teníamos una gobernadora que se jactaba de no abrir hospitales, un Ministerio de Salud que había desaparecido y todas las vacunas que estaban vencidas en la Aduana”, expresó en crítica a la gestión de Cambiemos en Nación y Provincia.

Fuente: clarin.com